Comenzó a recuperarse el empleo (en negro, también)

Edición Impresa

BÚSQUEDAS DE PERSONAL DE EMPRESAS AUMENTARON EL 14% EN PRIMER TRIMESTRE. IGUAL, PROCESO ES LENTO

Las búsquedas de personal permanente en la Argentina crecieron un 14% en el primer trimestre de 2010 con respecto a igual período de 2009. Según los especialistas consultados, luego de un año de enfriamiento, producto de la crisis financiera internacional, el mercado laboral comenzó a recuperarse. Asimismo, se espera un mayor repunte para el segundo y el tercer trimestre de 2010, impulsado principalmente por el crecimiento en la demanda de empleados de las compañías tecnológicas y del sector automotriz, que retomó sus planes de expansión luego de haber sido uno de los más castigados por la crisis. Sin embargo, advierten que la Argentina sigue siendo uno de los países con mayor índice de desempleo de la región y que el crecimiento del empleo en negro continúa en alza.

«Creemos que la recuperación del empleo no va a ser abrupta sino progresiva, y se va a dar sobre todo en el segundo semestre», dijo a este diario Patricio Dewey, responsable Comercial de la consultora en recursos humanos Adecco. Según una encuesta elaborada por esta firma las empresas se muestran más optimistas a la hora de contratar personal. Mientras que durante el último trimestre de 2009, el 20% de las firmas encuestadas contestó que las condiciones del mercado laboral habían empeorado con respecto al trimestre anterior, al consultarlas acerca del primer trimestre de 2010 este porcentaje descendió al 10%. A su vez, hubo una mejora en cuanto el porcentaje de despidos, ya que en el último trimestre de 2009 el 16% de las empresas admitían haber reducido su dotación, pero para el primer trimestre de 2010 ese porcentaje cayó al 7%. «Durante el primer trimestre de 2010 registramos un alza promedio del 14% en búsquedas de personal permanente, frente al mismo período de 2009», agregó Dewey.

El repunte de la actividad industrial -según datos de la UIA creció casi un 16% en febrero con respecto al mismo mes del año anterior- motivó la incorporación de personal a las empresas. Según el ejecutivo de Adecco, la mejora está dada porque las empresas, sobre todo las automotrices, reactivaron los planes que habían paralizado por la incertidumbre del mercado local. Asimismo, el incremento en el consumo de bienes y servicios hizo que muchas compañías decidieran engrosar sus áreas de ventas.

En tanto, un relevamiento de la consultora Manpower sostuvo que el 22% de los 800 empleadores consultados, espera aumentar su dotación este año, registrándose una considerable mejora en todas las regiones del país en comparación a la encuesta anterior. «Este año se caracterizará por los reemplazos imprescindibles y la incorporación de jóvenes profesionales», opinó por su parte Cristina Mejías, especialista en mercado laboral. Explicó, a su vez, que «continúa la tendencia, que comenzó con la crisis, de incorporar adultos mayores a las empresas. Parecería que, finalmente, se están dando cuenta de que la experiencia es algo intransferible y es necesaria, sobre todo en los puestos de media y alta gerencia».

En el caso de los puestos gerenciales la perspectiva también es optimista. Según el último informe de movimiento de ejecutivos que elabora el estudio Macaya & Suárez Battan, se prevén menos despidos y más contrataciones para 2010 que en 2009, mientras que un estudio de la consultora DPA, por encargo del grupo PortalRH -conformado por 45 empresas de recursos humanos y de búsquedas laborales on line- revela que la demanda para puestos gerenciales subió un 80% en el primer trimestre del año, en relación con igual período de 2009.

Sin embargo, para los especialistas, esta mejora laboral aún es incipiente y no alcanza para modificar sustancialmente la tasa de desempleo. «La Argentina tiene un enorme desempleo. No importa lo que publiquen las estadísticas, porque en nuestro país ya no quedan índices públicos reales. Sólo quienes estamos de algún modo relacionados con el factor empleo, sabemos la marcada desocupación que existe», dijo Mejías para quien con la crisis también ha crecido el trabajo en negro. «Hay una generación entera, que hoy tiene entre 18 y 25 años, que no sólo no consigue empleo; lamentablemente son inempleables. Son hijos de la generación de los planes sociales, criados en la cultura de la dádiva, con la única obligación de asistir a los eventos y tocar el bombo. Esta generación, que ha abandonado masivamente los estudios está perdida en lo que a fuerza laboral se refiere», concluyó la especialista.

Dejá tu comentario