Con olor a humo en el recinto se aprobó la ley antitabaco

Edición Impresa

La Cámara de Diputados convirtió ayer en ley el proyecto que restringe el consumo de tabaco y regula la venta y publicidad de cigarrillos en todo el país. Luego de la votación que arrojó 181 votos afirmativos, uno en contra y una abstención, la diputada Gabriela Michetti pidió la palabra y se quejó porque en el recinto había olor a cigarrillo.

El debate había comenzado a las 14.30 y culminó poco más de dos horas después. De esta forma, la norma fue convertida en ley, por lo que ahora sólo resta que Cristina de Kirchner la promulgue a su regreso de Europa para que entre en vigencia en todo el país. Una vez que eso suceda, no se podrá fumar en espacios públicos ni en lugares de trabajo, en tanto que se restringirá la publicidad del tabaco, a fin de evitar que los menores comiencen a fumar en edades tempranas.

Si bien hubo algunas propuestas de parte de la Coalición Cívica para modificar la norma en análisis, el Frente para la Victoria no permitió cambios, a fin de conseguir una sanción sin más retrasos. «Estamos llegando a un proyecto que nos ha costado bastante; la postura de nuestro bloque es tratar de construir hoy. Cualquier modificación significa que esta ley no se cumpla; proponemos una votación única», aseguró el jefe del bloque de diputados del FpV, Agustín Rossi.

En tanto, la legisladora del PRO Paula Bertol celebró: «Es una ley que salva vidas». «Estamos trabajando en prevención. No fue fácil este camino donde muchos trabajaron y hoy acá estamos tratando una ley que propicia los ambientes ciento por ciento libres de humo». La legisladora repartió durante el debate chupetines para cambiárselos a los fumadores por un cigarrillo.

Bertol afirmó que la ley es perfectible, ya que todavía «permite la publicidad en los puntos de venta y en internet». A su turno, la legisladora del Partido Socialista Mónica Fein aseguró que la ley de control de tabaco es «un paso muy importante para jerarquizar la salud y la vida, y para hacer de la Argentina un país libre de tabaco». «Esta iniciativa sirve para concientizar a las futuras generaciones sobre el daño que produce el consumo de tabaco: cada seis segundos muere una persona», dijo.

La norma, que fue sancionada un día después del Día Mundial Sin Tabaco, llegó al recinto luego de un largo paso por las comisiones de Diputados, ya que estuvo trabada en Presupuesto y Hacienda. En 1990 tuvo lugar el primer proyecto en este sentido, presentado por el entonces diputado radical Aldo Neri, pero una vez sancionada la ley, fue vetada por el entonces presidente, Carlos Menem.

Dejá tu comentario