Condenó el régimen chino a un emblemático disidente

Edición Impresa

Pekín - El histórico disidente chino Chen Xi fue condenado ayer a diez años de prisión acusado de «incitación a la subversión», tras un proceso que duró pocas horas, reportó un grupo de defensa de los derechos humanos.

Chen, de 57 años, quien participó del movimiento democrático de Tiananmen en 1989, fue condenado en Guiyang, capital de la provincia de Guizhou, sostuvo el grupo Chrd en un comunicado.

El veredicto señala un nuevo golpe al disenso por parte del Gobierno chino, acusado por diversas organizaciones de defensa de los derechos humanos de aprovecharse de la escasa atención diplomática internacional en el período de Navidad para condenar a los activistas que piden reformas democráticas.

Chen fue declarado culpable por haber publicado en algunos sitios digitales chinos 36 artículos críticos en relación con el Gobierno, informó su esposa, Zhan Qunxuan, quien calificó este veredicto como «injusto» y anunciado después de un proceso de sólo dos horas.

«Chen replicó a la Corte que interpretaron sus palabras fuera de contexto, pero ellos tienen el poder y no escuchan», dijo la mujer, y precisó que su marido no apelará la condena.

Condenas anteriores

No es la primera vez que las actividades de Chen Xi son castigadas con prisión. El disidente fue condenado a tres años de cárcel por haber participado en las protestas de Tiananmen y en 1996 fue arrestado y condenado a 10 años por haber organizado «un grupo contrarrevolucionario».

En 2005 fue liberado y en estos últimos años se convirtió en miembro del Guizhou Human Rights Forum, declarado «ilegal» en los últimos días por el Gobierno.

El 29 de noviembre pasado, Chen fue nuevamente detenido.

La sentencia «es una clara elección del Gobierno chino de reaccionar ante la expansión de las protestas en el país y en muchas partes del mundo», dijo el director del grupo Chinese Human Rights Defenders (Chrd) Renee Xia.

El activista citó un proverbio chino -matar pollos para aterrorizar a los monos- para explicar cómo Pekín usa el puño de hierro sobre algunos disidentes para disuadir a todos los demás opositores.

El veredicto llega a una semana de la nueva encarcelación infligida al abogado Gao Zhisheng y a sólo tres días de la condena -sobre la cual hoy la alta comisionada de la ONU para los derechos humanos, Navy Pillay, expresó «profunda preocupación»- de otro conocido disidente, el escritor Chen Wei, arrestado en febrero pasado durante la llamada «revuelta de los jazmines».

Chen fue condenado a 9 años de prisión. Ésta es una señal de que en Navidad «el ataque de Pekín sobre el disenso se hace más fuerte, ya que en este período las autoridades pueden sustraerse de la vigilancia internacional», dijo Xia.

El 25 de diciembre de 2009, entre otros, fue condenado a 11 años de prisión el Premio Nobel de la Paz Liu Xiaobo.

Agencia ANSA

Dejá tu comentario