Continúa volatilidad en los granos por clima y factores macroeconómicos

Edición Impresa

Los mercados granarios siguen operando con una tendencia muy volátil, avanzando o retrocediendo en sus cotizaciones conforme a la marcha del clima y a los factores macroeconómicos, que están teniendo un peso específico muy marcado en su tendencia en los tiempos recientes.

Es probable que, de no haber mediado las demoras en la siembra que se están evidenciando desde hace ya un tiempo, el mercado no hubiese contado con tan buena performance. El clima viene colaborando con la firmeza del mercado, en tanto las novedades en el terreno económico global lo debilitan.

El Departamento de Agricultura de Estados Unidos (USDA) informó que el maíz implantado en Estados Unidos cubre el 86% del área a dedicar con este cultivo, comparado con el 79% de la semana anterior y el 95% del promedio de los últimos cinco años.

El maíz ya se encuentra emergido en un 66%, y el 72% de los cultivos se encuentra en situación «buena a excelente».

En relación con la soja, ya se encuentra sembrada en un 51%, comparado con el 41% de la semana precedente y el 71% del promedio. Ya ha emergido el 27% de los cul

Implante

En su último informe, el USDA también consignó que el 68% de los cultivos de trigo de primavera se encuentra implantado, comparado con el 54% de la semana anterior y el 95% del promedio histórico.

Recientemente, en una nota dirigida a sus clientes, la firma de trading y research de Estados Unidos Goldman Sachs advertía que los precios de los granos podrían volver a trepar nuevamente si la cosecha se viese amenazada por el clima. De todos modos, los analistas recortaron su objetivo a tres meses para los precios de maíz a u$s 315 por tonelada en Chicago, debajo de su objetivo anterior de u$s 338 por tonelada revelado en el mes de abril. Los especialistas también redujeron su proyección en torno a los precios del poroto de soja, señalando que, en la medida en que algunos «farmers» no puedan cumplimentar la siembra de maíz en tiempo, podrían decidirse a implantar la oleaginosa.

La producción de trigo volvió a ser recortada por el Consejo Internacional de Granos (IGC) en su último reporte.

Las preocupaciones en torno a la producción se encuentran vinculadas a la situación de sequía en la región central de los Estados Unidos y en el continente europeo, además de las demoras que sufre la siembra de la variedad de primavera, particularmente en el norte de Estados Unidos y en el sur de Canadá. Recientemente, las cotizaciones de este cultivo en Minneapolis registraban el mejor nivel de precios de los últimos tres años, ante la amenaza de una declinación en el volumen de oferta, como consecuencia directa de estas demoras.

La producción mundial de trigo llegará, según el IGC, a los 667 millones de toneladas, cinco millones de toneladas por debajo de su última estimación del 20 de abril. El comercio mundial crece en un millón de toneladas y ahora se ubica en los 127 millones de toneladas, en tanto el consumo global declina tres millones, con una nueva proyección de 669 millones de toneladas. Como consecuencia de estas variables, las existencias mundiales proyectadas para esta campaña se recortaron en un millón de toneladas, con una proyección de 185 millones de toneladas.

Maíz

Con respecto al cultivo mundial de maíz, el IGC incrementó la producción en un millón de toneladas, a 848 millones de toneladas. El comercio global y el consumo declinan en la misma proporción, a un volumen de 93 millones de toneladas y 853 millones de toneladas, respectivamente.

El consumo de maíz en China podría exceder la producción por primera vez en tres años, según el relato de la Oficina Nacional de Información de Granos y Oleaginosas de ese país (CNGOIC). La demanda de maíz para el consumo doméstico se ubicará en esta campaña en los 181,7 millones de toneladas, levemente por encima de la producción pronosticada, de 181,5 millones de toneladas. Por esta razón, se vaticina oficialmente que se deberá importar un millón de toneladas del cereal.

La creciente demanda china en maíz, un rubro que comenzó a demandar esta nación en la última campaña, mantendrá sostenidas las cotizaciones en Chicago, que ya han trepado a más del doble en un año.

En relación con el cultivo de soja, el organismo chino redujo su pronóstico de importaciones en un millón de toneladas, con una nueva estimación de 53 millones de toneladas. Se comentaba que China planeaba lanzar al mercado interno algo más de dos millones de toneladas de porotos de soja de las reservas nacionales a precios por debajo del mercado con destino a distintas fábricas de aceite.

También se disponía a volcar 100 mil toneladas de aceite de soja y 60 mil de aceite de colza a estas instalaciones, todo con el propósito de mantener las cotizaciones estables.

Informe de Panagrícola

Dejá tu comentario