Cosechas con interrogantes

Edición Impresa

El cuadro adjunto muestra la proyección de resultados para la zona norte de Buenos Aires y sur de Santa Fe, sobre la base de los precios proyectados a cosecha 2013 para granos gruesos, y a marzo 2013 para el trigo. Se presentan las cifras para los cultivos realizados por administración en campo propio y bajo la forma de arrendamiento en campos de terceros.

Se inicia en pocos días la cosecha de maíz en la zona, con interrogantes respecto de lo que rendirán los cultivos. La falta de humedad en los meses de enero y febrero afectó al potencial de rinde, pero ante la dispersión en las fechas de siembra la incidencia en cada lote también difiere. En general se esperan rindes de 80 qq/ha en los maíces tempranos, y lotes puntuales con rindes más elevados. El maíz tardío y de segunda capitalizará las últimas lluvias, ya que están en una etapa del ciclo cercano a la fecha de floración.

Se espera que a fin de mes se inicie la cosecha de soja de 1ª. En general se esperan rindes promedio de 33 a 34 qq/ha, dado que hay bastante irregularidad en el estado de cultivos, a la vez que dispersión en fechas de siembra.

La soja de 2ª sobre trigo y cebada sufrió malas condiciones en implantación. Se estima que el promedio de rinde no supere los 20 qq/ha, con los cuales no podrán revertirse los quebrantos originados en la mala cosecha fina.

Las proyecciones del cuadro adjunto para siembras en campo propio muestran a la soja de 1ª en una mejor perspectiva que el maíz. Los precios del cereal cayeron mucho en las últimas semanas dado que se amplió la brecha de precios entre al FAS teórico y el FAS de mercado. La causa está en que se frenó la entrega de permisos para exportar. Cuando esto sucede, la exportación deja de competir por cereal con el consumo interno, y los precios de mercado caen, distanciándose del precio de paridad de exportación, o FAS teórico. El precio de maíz a cosecha llegó a ubicarse por encima de los 200 u$s/tn, y ahora cotiza a176 u$s/tn. En campo arrendado, para precios de arriendo estimados en 16 qq/ha de soja, sólo la soja de 1ª escapa del quebranto en el rango alto de rindes. Sólo los lotes que superen los 34 qq/ha lograrán salir del quebranto.

En la medida en que siga intervenido el mercado de exportación para maíz y trigo, seguirá existiendo la brecha entre el FAS teórico y el FAS de mercado. De esta forma el área de estos cultivos, y su producción, no crecerá, ya que las decisiones de siembra se toman, entre otras, en función de los precios a cosecha y de la factibilidad de vender a esos precios.

La intervención afecta también la credibilidad de nuestro país como abastecedor de trigo. Brasil, comprador natural de trigo de origen argentino, eliminó el arancel de importación extrazona para abastecerse de trigo de otros orígenes. La cosecha se inicia con interrogantes sobre los rindes y los precios, con costos en alza, en un contexto de mercados que está pendiente del avance de la cosecha en Sudamérica.

Dejá tu comentario