Cristina agradece hoy que México no proteste por trabas

Edición Impresa

Cristina de Kirchner se encontrará hoy con un viejo amigo. El mexicano Felipe Calderón recibirá esta mañana a la Presidente argentina en la residencia oficial de Los Pinos, donde la visitante agradecerá una situación comercial particular: México fue uno de los pocos países afectados por las restricciones a las importaciones impuestas por Guillermo Moreno que al menos hasta ahora no protestaron ni en público ni en privado.

El Estado anfitrión es uno de los países cuyas compras locales se vieron más perjudicadas, especialmente en cuanto a los envíos de automóviles, además de herramientas y textiles. Sin embargo, el Gobierno de Calderón no realizó ninguna reacción contra la medida, al estilo de Brasil, China y la Unión Europea. Incluso, aseguran fuentes de la Cancillería argentina que maneja Héctor Timerman, hubo «comprensión» del lado mexicano, al reconocer que la balanza comercial bilateral actual es deficitaria en casi u$s 600 millones a favor del Estado anfitrión. Gran parte de este déficit incluso se debe al régimen automotor, que generó el crecimiento exponencial en las relaciones comerciales entre ambos Estados. De hecho, el Gobierno mexicano aceptó sin protestar, por ejemplo, que las exportaciones de vehículos Nissan pasen a pagar un arancel como importación extrazona sin beneficio comercial, lo que implica un encarecimiento de más del 40% frente a los envíos habituales.

Cristina de Kirchner y Calderón son en realidad viejos conocidos que deciden mantener la buena relación política, muy por encima de cualquier problema comercial. En este sentido, Calderón es hoy muy parecido a lo que era Lula da Silva con Néstor Kirchner, cuando éste aplicó las primeras trabas a las exportaciones argentinas. El mexicano tiene una excelente relación con la Presidente argentina, desde que ésta lo reconoció como jefe de Estado electo, cuando a Calderón en su propio país se le reprochaba la transparencia de llegada al poder (una elección casi empatada con Andrés López Obrador). El hecho de que desde la Argentina se le haya recibido como presidente electo en Buenos Aires, cuando la oposición de izquierda lo cuestionaba, fue un hecho político que el mexicano nunca olvidó. Ese encuentro fue realizado en noviembre de 2008, y Calderón pudo mostrar una foto con el matrimonio Kirchner. Desde el DF, se consideró una reunión crucial para mostrar dentro del país a un presidente electo y reconocido por sus pares.

Fue a partir de esto que ambos Estados comenzaron en serio a formar una relación estratégica particularmente sólida. Se dejó de lado entonces la frialdad con que Néstor Kirchner y Vicente Fox llevaron adelante su relación, minada por la cercanía o la lejanía del proyecto NAFTA impulsado desde Washington por George W. Bush.

Cumbres anteriores

Entre Cristina de Kirchner y Felipe Calderón hay muchas cumbres realizadas. La última fue en diciembre pasado en la Argentina, cuando el mexicano llegó para participar de la Cumbre Iberoamericana de Mar del Plata. Antes del evento, Kirchner y el mexicano recorrieron el «Ejercicio plástico», el mural de David Siqueiros en la Aduana Tylor de la Casa Rosada.

Cristina de Kirchner debió estar en la capital azteca el 13 de abril pasado. Sin embargo, una indisposición médica (baja de presión unos días antes) obligó a suspender su viaje, pese a lo cual igualmente se concretó una cumbre empresarial. Ahora, en oportunidad del viaje presidencial a Italia que comenzará el miércoles, se cumplirá con el compromiso asumido ante Calderón.

Ayer, Cristina de Kirchner y su comitiva (bastante pequeña en comparación con la preparada para abril pasado) llegaron ayer al aeropuerto internacional Benito Juárez a las 9.30 (7.30 de México). Para la oportunidad, se eligió como residencia el hotel St. Regis, ubicado en el Paseo de la Reforma del Distrito Federal. Hoy temprano será el encuentro en la residencia oficial de Los Pinos, donde los dos presidentes firmarán un memorando de entendimiento sobre cooperación en la promoción de inversiones entre ProMéxico y la Cancillería argentina. También está prevista la firma de un protocolo para la creación de un Centro Virtual de Biotecnología, una serie de convenios de agricultura y ganadería y un tratado de extradición bilateral y otro sobre reconocimiento mutuo de certificados, títulos grados académicos de Educación Superior.

Ayer, la Presidente cumplió con otro compromiso cerrado en abril pasado y suspendido junto con el viaje. La visitante se reunió con el empresario Carlos Slim, quien le ofreció una cena de honor y le ratificó los planes de inversión para el período 2011-2013, que rondarán los u$s 1.000 millones. Slim está particularmente interesado en participar del proceso de TV y transmisión de información vía digital, un negocio por ahora monopolizado por los brasileños, que a su vez operan con tecnología japonesa. Cristina de Kirchner visitó antes de la cena el nuevo Museo Soumaya, donde se encuentran obras de arte clásico y moderno mexicano, y del que el empresario mexicano es principal sponsor.

Hoy, al final de la jornada, y tal como adelantó este diario el viernes pasado, la jefa de Estado se reunirá en el hotel St. Regis con integrantes del Grupo Mexicano de Solidaridad con Las Malvinas. Se tratará la formación de un comité de apoyo a la causa por el reclamo de soberanía argentina sobre las islas Malvinas, Georgias del Sur y Sandwich del Sur, y los espacios marítimos circundantes, se informó oficialmente. Héctor Timerman participará de la misión que encabezará la jefa de Estado, y a la que se suman José Ignacio de Mendiguren presidente de la Unión Industrial Argentina (UIA), entre otros empresarios. Esta noche, la comitiva partirá a Roma, donde participará el 2 de junio del 150° aniversario de la República de Italia junto al primer ministro, Silvio Berlusconi, y al presidente, Giorgio Napolitano.

Dejá tu comentario