26 de junio 2013 - 13:50

Cristina larga campaña y los K adornan de PJ a Insaurralde

• El sábado, presenta candidatos en microestadio de Argentinos Jrs.
• Peña kirchnerista en Lomas

Cristina de Kirchner encabezó ayer un acto en Paraná, Entre Ríos, donde además de referencias a la situación judicial se metió por primera vez en la campaña electoral al cuestionar a los sectores que hacen “rejunte” de candidatos. Volvió, también, a negar la posibilidad de una reforma de la Constitución.
Cristina de Kirchner encabezó ayer un acto en Paraná, Entre Ríos, donde además de referencias a la situación judicial se metió por primera vez en la campaña electoral al cuestionar a los sectores que hacen “rejunte” de candidatos. Volvió, también, a negar la posibilidad de una reforma de la Constitución.
"Primero que lo conozcan los peronistas, después la clase media". Básica, la hoja de ruta define los pasos inmediatos de la instalación de Martín Insaurralde como el candidato K y revela la agudeza de la pendiente que debe remontar el kirchnerismo.

El nivel de conocimiento de Insaurralde -debajo del 50%- impone a la Casa Rosada un doble desafío: vender al intendente de Lomas como un prototipo kirchnerista y, en un segundo envión, agitar el concepto de un perfil de "gestor exitoso" para despertar empatía en segmentos de la clase media. Según Poliarquía, casi 6 de 10 bonaerenses no conoce al postulante del FpV. El 25% tiene imagen positiva, el 12% regular y el 6% negativa.

Los indicadores de Insaurralde son un desafío. Ayer, un dirigente K recordaba que en 2009, quizá el peor momento político del Gobierno, el kirchnerismo obtuvo en la provincia de Buenos Aires un 32,6% con una boleta en la que estaban Kirchner, Daniel Scioli y Sergio Massa, además de una ristra monumental de intendentes como candidatos testimoniales.

"Ahora competimos con tres figuras desconocidas", dijo en referencia al lomense, la diputada Juliana Di Tullio y la matancera Verónica Magario.

Anoche en la sede del PJ de Lomas, un contingente cristinista comandado por Julián Domínguez y Carlos Kunkel rodeó al candidato en una especie de ceremonia profana de bendición ultra-K.

La próxima escala será el sábado en el microestadio de Argentinos Juniors, que servirá de vidriera para que Cristina de Kirchner presente a todos los candidatos del FpV. El show, que alineará a gobernadores e intendentes -donde está previsto que vuelvan a mostrarse juntos Daniel Scioli y la Presidente después de días espinosos-, certificará que Cristina de Kirchner tiene decidido ponerse al frente, en persona, de la campaña.

Técnicamente, la temporada proselitista comienza el 12 de julio, exactamente 30 días antes de las PASO, programadas para el 11 de agosto. En tanto, el 22 de julio se habilita la publicidad en medios audiovisuales, cuestión que generó la disputa legal entre Francisco de Narváez y el peronismo que derivó en un fallo que obligó al diputado opositor a retirar los spots de la propaganda "Ella o vos" de las radios.

EL 27 de julio, en tanto, quedará prohibida la publicidad de actos de Gobierno.

Scioli, que el lunes se autoinvitó a un acto de Insaurralde, también será protagonista en el espadeo electoral. En La Plata, además de entender -como cree el kirchnerismo- que Scioli apuesta parte de su futuro político en la elección, asumen que la táctica "tercera posición" de Sergio Massa consistirá en enfocar las críticas contra la gestión bonaerense.

Neorrosismo

La peña bonaerense es una tertulia patrocinada por Kunkel y Domínguez -a los invitados se les regala una bandera de la Santa Federación rosista- que hasta febrero funcionó como una usina de kirchnerismo explícito que derramó por la provincia indultos a dirigentes díscolos.

Una de las jugadas de más impacto, sobre fines del año pasado, fue amnistiar a Pablo Bruera y devolverle la pertenencia al esquema K, luego de los chispazos de 2009 (la acusación, probada, de corte de boletas contra Néstor) y de los posteriores coqueteos, antes de la muerte del patagónico, con el Grupo de los 8 de Sergio Massa.

Ayer, a horas de confirmada la nominación de Insaurralde, los peñistas de Kunkel desembarcaron en Lomas de Zamora para respaldar al candidato.

En la cumbre, Insaurralde compartió mesa con varios dirigentes, actuales diputados, que figuran en la boleta que él encabeza. Entre otros se mostró con Di Tullio, la jefa del bloque K, que aparece segunda en la lista del oficialismo.

Estaba invitada, además, Verónica Magario, la tercera en la lista, que aterrizó en ese escalón sugerida por Fernando Espinoza, el intendente de La Matanza. Ayer estaba previsto que el alcalde, que va como testimonial en su distrito, y la candidata aparezcan juntos en Lomas para espantar rumores de disidencias.

El abrazo ultra-K a Insaurralde apunta a consolidar el voto del conurbano sur imprescindible para encarar la elección con expectativas, habida cuenta que el massismo se hace fuerte en la primera sección.

Dejá tu comentario