Cristina recusa a la jueza y exige seguir “la pista Milman” por el atentado

Edición Impresa

Pedido de apartar a la magistrada se suma a reclamo ante Cámara para que se secuestren celulares a asesoras del diputado PRO que habría anticipado ataque.

La vicepresidenta Cristina de Kirchner anunció que su querella recusará a la jueza federal María Eugenia Capuchetti, que instruye en la causa que se sigue por el intento de asesinato que sufrió el pasado 1 de septiembre. En tanto, los abogados de la exmandataria le reclamaron a la Cámara Federal que ordene el secuestro de los teléfonos celulares de dos asistentes del diputado nacional del PRO Gerardo Milman. Además, los representantes legales de la Vicepresidenta insistieron en su planteo de investigar “con contundencia” la pista que surgió a raíz de sus supuestos dichos de Milman sobre el atentado pronunciados en la confitería Casablanca.

En un video publicado en su cuenta oficial de Twitter, acompañado por un material audiovisual de más de tres minutos en el que se detallan las alternativas del caso y las irregularidades que, según la Vicepresidenta, cometió la magistrada en la investigación, se anunció el pedido de apartamiento.

“No estamos pidiendo la detención de Milman, estamos pidiendo que secuestren los celulares”, para “que se proceda a investigar esta línea con contundencia”, sostuvo uno de los abogados de la querella, Marcos Aldazábal.

A su turno, el otro representante de la vicepresidenta, el abogado José Manuel Ubeira, denunció ante los jueces de la sala I del Tribunal de Apelaciones que se busca instalar con hechos como la liberación de los integrantes de Revolución Federal resuelta en otro expediente, que “este no es un crimen político”, algo que “claramente le resta entidad” y que “el mensaje dado a la sociedad” es que “matar a Cristina, a sus hijos o a su entorno no tiene costo”.

“Es imposible avanzar en esta causa si no queremos meter los pies en la política”, agregó el abogado y remarcó que “todo lo que apunta a la derecha del PRO es borrado”. Ante los jueces Pablo Bertuzzi, Mariano Llorens y Leopoldo Bruglia los abogados de la querella reclamaron que se revoque la decisión de Capuchetti de no ordenar el secuestro para someter a una pericia los celulares de las dos asistentes de Milman.

Se trata de Ivana Bohdziewicz y Carolina Gómez Mónaco, quienes declararon en calidad de testigo en la causa y para la querella incurrieron en contradicciones y además en el caso de la última fue denunciada en otra causa por supuesto lavado de dinero a raíz de una sociedad en la que su socia tendría relación con la detenida por el intento de homicidio Brenda Uliarte. Además remarcó como otro “elemento muy llamativo” que en el allanamiento a la procesada por el intento de magnicidio Uliarte se “encontró un papel manuscrito con la llamada regla de Tueller, vinculada a cómo disparar a corta distancia, antes de que otro saque un arma. Esta doctrina a la Argentina la trajo Milman”.

Aldazábal remarcó que en la causa se corroboró todo lo que declaró el testigo de esa conversación de Milman en la confitería ubicada frente al Congreso Nacional, de apellido Abello. “Se corroboran todas las presencias, pedimos investigar si Milman estuvo en Pinamar o no y no se hizo nada”, agregó sobre el viaje que emprendió el diputado del PRO a esa ciudad luego de haber estado en la confitería.

“El falso testigo es un exlegislador de Santa Fe y asesor de un diputado de La Cámpora”, sostuvo Milman en declaraciones radiales. “El familiar que estaba sentado con él dijo que no escuchó lo que él dijo escuchar”, se defendió.

Si bien Milman admitió que sí viajó a Pinamar al día siguiente del atentado, aclaró que la noche en la que Fernando Sabag Montiel intentó dispararle “estaba en Buenos Aires”.

Dejá tu comentario