Cristina ya puede decidir Ganancias sobre los salarios

Edición Impresa

Dos leyes aprobadas ayer en el Senado marcaron una diferencia esencial en los poderes que gozará Cristina de Kirchner para el resto de su mandato con la del resto de los presidentes: la facultad para fijar el mínimo no imponible en el Impuesto a las Ganancias que pagan la cuarta categoría, es decir, los empleados en relación de dependencia, y la prórroga de la declaración de excepción para toda la economía y con la misma amplitud que tenía cuando el país entró de lleno en la crisis por el fin de la convertibilidad.

Con la Ley de Emergencia Pública continuará manteniendo el poder para decidir sobre casi cualquier aspecto de la economía, pero en especial sobre las tarifas y el marco regulatorio de servicios públicos.

Esa ley nació en enero de 2002 en medio del incendio de la economía. La pidió Eduardo Duhalde al Congreso como primera medida de su Gobierno, especialmente para tener amplios poderes para salir de la convertibilidad. El Gobierno ahora logró prorrogarla hasta el 31 de diciembre de 2013. La ley declara, además, el estado de excepción para casi todas las áreas de la actividad del país: laboral (fue la que instauró la doble indemnización), habitacional, productiva y hasta sanitaria.

Con la prórroga de ayer, la Argentina llegará a vivir durante 11 años en emergencia, todo un récord si se tiene en cuenta que más de la mitad de ese período el país lo pasó creciendo a tasas que llegaron al 9% anual.

Esta vez, el justificativo para prorrogar la emergencia fue el mismo que el Gobierno utilizó en 2008: la crisis. El propio Aníbal Fernández fue quien lo explicó sin parpadear en el recinto: «La incertidumbre de la crisis internacional recomienda solicitar la prórroga de la emergencia para poder accionar, a través de la acción política, de acuerdo con las necesidades que se vayan planteando».

Desde la oposición, Ernesto Sanz lo cruzó: «Ya no se necesita prorrogar la Ley de Emergencia para seguir renegociando contratos que están todos renegociados», le dijo recordando que esa es la facultad principal que la ley le sigue otorgando al Poder Ejecutivo.

Una novedad es el poder con el que contará desde hoy Cristina de Kirchner para modificar el mínimo no imponible en el Impuesto a las Ganancias. El proyecto convertido ayer en ley ratifica las subas en el mínimo que se hicieron a través de resoluciones transitorias de la AFIP para 2010 y para este año, cuando Cristina de Kirchner no tenía facultades para subir el techo de ese tributo. Fue cuando el Poder Ejecutivo se quedó sin las facultades transitorias para modificar el techo en Ganancias por no haberse aprobado la Ley de Presupuesto 2012. La presión de la CGT por el impacto de ese impuesto en los salarios de petroleros, camioneros, mineros o bancarios hizo que el Gobierno lo subiera apelando a esas resoluciones que vencen en 2012. Ahora no sólo se ratificaron, sino que el Congreso le otorgó facultades permanentes a la Presidentes para modificar los mínimos en Ganancia sobre sueldos con su sola lapicera. Es la primera vez que se otorga una facultad de ese tipo para fijar el nivel de impuesto sobre los salarios en forma permanente. Es decir, podrá modificar las bandas de aplicación de ese tributo que hoy alcanza a los sueldos superiores a $ 7.998 para casados y $ 5.892 para solteros. De hecho, una de las amenazas de la CGT en medio de las batallas de Hugo Moyano fue exigir, para recomponer con el Gobierno, que se modifique el mínimo de Ganancias junto con la negociación de paritarias que arranca en marzo.

Dejá tu comentario