Cuatro regresos con gloria

Edición Impresa

Ese cuarteto de equipos son San Cirano, Pueyrredón, Deportiva Francesa y Curupaytí. Si bien cada uno tuvo una campaña distinta, con alegrías y sinsabores, el resultado para ellos fue el mismo: volver a la elite de la URBA. Por eso, alrugby.com te propone repasar la temporada de cada equipo de la mano de sus protagonistas.

El primero en conseguir el ascenso fue San Cirano, luego de pelearla durante dos años en segunda y de atravesar por varios momentos difíciles como disputar la Reubicación del Grupo II en 2010.Y el elegido para revivir aquel logro fue uno de sus referentes, Federico Baragiola. Para nosotros volver significa mucho, va mas allá de lo deportivo. Nos costó muchísimo, la sufrimos y haber conseguido volver es un mérito muy grande. Es cierto que en las últimas fechas de la Reubicación contamos con el beneficio de que nuestros rivales directos se enfrentaron entre sí pero anterior-mente habíamos hecho bien las cosas para que luego se de una definición así. Como relató el apertura, el conjunto de Villa Celina tuvo a su favor el hecho de que los demás equipos en pugna se descontaron puntos entre sí, por eso fue que Cirano cristalizó el ascenso cuatro fechas antes de la finalización del torneo (en la 12). Fue muy bueno subir con tanta anticipación ya que eso nos permitió estar mas relajados y sacarlos la presión interna que teníamos, concluyó el Gato.

Por su parte, Deportiva Francesa y Curupaytí, en su vuelta, vivieron una jornada plagada de casualidades y similitudes. La Dépor volvió a primera casi exactamente cuatro años después, en un año mundialista, con Federico Cuesta como árbitro y a partir de una jugada calcada a la de 2007: una conversión. Federico Briones, sobreviviente del anterior ascenso, comparó ambos momentos. Se me vinieron todos los recuerdos del 2007. Es más, fue un partido muy parecido el de Regatas a ese que jugamos con San Luis, que también lo tuvimos que correr de atrás y se definió con una patada. Y con referencia al regreso a la máxima categoría dijo: Fue un esfuerzo de todo el año, jugadores, cuerpo técnico, dirigentes, la familia que acompañó siempre; un sacrificio enorme entrenarse, dejar todo de lado y coronarlo con un ascenso en tu club, con tu gente. El equipo en sí dejó la vida y todo esto es el fruto.

Dieciocho años después y ante el mismo rival (Mariano Moreno), Curupaytí también se dio el gusto de cumplir su sueño de ser uno de los clubes de Primera; a lo cual llegó tras realizar una campaña excepcional y a bajar a varios grandes. Como su hermano Pedro allá por 1993, Sebastián volvió a tallar el apellido Sporleder en la historia más dorada del conjunto de Hurlingham. La verdad que me costó caer. Hace ocho años que subí al plantel superior y desde hace once que era mi sueño. Cada pretemporada, cada año que no se nos dio, el seguir remándola, comenzó a contar. Curupa es un club dentro de todo chico, muy familiar. Las generaciones se van renovando y muy pocos de los chicos que están ahora tuvieron la chance de ver al club en primera pero estamos todos felices con el compromiso, por lo que significa esto, explicó el tercera línea sobre lo que representa para ellos subir.

Puey tiene jugadores muy buenos e importantes que saben adaptarse a cualquier situación, señaló IvánVolgin, como una de las claves por las que Pueyrredón forjó una unión inquebrantable y logró recuperar la categoría tras sufrir el primer descenso de su historia en 2010. El golpe del año pasado fue muy duro para todos nosotros y habernos podido reponer y volver a primera fue muy importante.



Fue un lindo desahogo, agregó Lepe a su relato. Y a la hora de rescatar un valor preponderante en su campaña destacó la unión que posee equipo.

Las palabras de los protagonistas fueron reconstruyendo la campaña de cada equipo y casi sin saberlo ellos fueron coincidiendo en un mismo sentimiento: la alegría de haber devuelto a su club a lo más alto del rugby de Buenos Aires. Ahora los espera el Grupo I, un lindo desafío para los cuatro.

Dejá tu comentario