Desplazan al presidente del tribunal impositivo

Edición Impresa

Cristina de Kirchner desplazó de su cargo al hasta ayer presidente del Tribunal Fiscal de la Nación, un organismo descentralizado del Ministerio de Economía encargado de la resolución de controversias planteadas por contribuyentes o empresas respecto del pago de impuestos. Señalado por un informe de la SIGEN y cuestionado por un sector sindical del Tribunal, Ignacio Buitrago quedó ayer formalmente apartado de la jefatura del organismo. En su lugar, la Presidente nombró a Juan Carlos Vicchi, que hasta ayer tenía el cargo de vocal y que cuenta con un extenso currículum en el ámbito académico.

El recambio quedó consagrado a través del Decreto 157/2012, publicado ayer en el Boletín Oficial y firmado por la Presidente, el jefe de Gabinete, Juan Manuel Abal Medina, y el ministro de Economía, Hernán Lorenzino. De acuerdo con la norma, Vicchi «reúne las condiciones de idoneidad» para quedar a cargo del Tribunal, bajo la órbita de la Subsecretaría de Ingresos Públicos de la Secretaría de Hacienda.

El desplazamiento de Buitrago comenzó a sonar en septiembre pasado, luego de difundirse un informe negativo de la Sindicatura General de la Nación respecto de su gestión, pero la cercanía de las elecciones presidenciales demoró la resolución hasta ayer. El funcionario estaba a cargo del Tribunal a pesar de contar con su mandato vencido desde 2005.

Causas

El informe del organismo de control, que analizaba la gestión de 2008, daba cuenta de una «creciente acumulación de causas» bajo análisis de las 21 vocalías que componen el Tribunal. Se calcula que en la actualidad de las decisiones de los vocales y del presidente del organismo depende el destino de 5.000 millones de pesos sometidos a controversia. La SIGEN también marcó en aquella ocasión que «la estructura de planta permanente del organismo resulta insuficiente para cumplir adecuadamente con la totalidad de sus funciones jurisdiccionales». Y además, hizo alusión a supuestos faltantes en la caja chica.

Buitrago también había sufrido cuestionamientos por parte de la Junta Interna de la Asociación de Trabajadores del Estado (ATE) en el organismo. El año pasado, la dirigencia del gremio denunció el despido de un trabajador afiliado a ATE y miembro asesor de la comisión paritaria del Tribunal. Según la junta interna, Buitrago se oponía entonces «a mejorar las condiciones de contratación» a pesar de la existencia de «partidas presupuestarias destinadas» a ese fin. En esa línea, denunciaron que se violaba «sistemáticamente el convenio colectivo de trabajo» y se mantenía a «muchos trabajadores con categorías inferiores» a las estipuladas.

Trayectoria

Vicchi, el reemplazante de Buitrago, tiene 67 años y es contador público recibido en la Universidad de Buenos Aires, licenciado en Economía Política y doctor en Ciencias Económicas. Además de contar con una larga trayectoria en el plano académico, Vicchi fue asesor de la ex Dirección General de Impositiva (DGI), de la Dirección Nacional de Impuestos de la Secretaría de Ingresos Públicos y vicepresidente de la Comisión Arbitral, y consultor de organizaciones intergubernamentales.

El Tribunal Fiscal actúa como ámbito de apelaciones sobre cuestiones impositivas. Está compuesto por 21 vocalías que hacen las veces de juzgados administrativos, divididos en siete salas. Tanto las personas físicas como las jurídicas pueden acudir al Tribunal sin pagar la tasa de Justicia que requiere un juicio ordinario. De las siete salas que la integran, cuatro se dedican a las controversias de orden impositivo y las tres restantes, al ámbito aduanero.

Dejá tu comentario