9 de marzo 2023 - 00:00

Después de tres bajas en fila, el dólar blue saltó $7 (pero no se espera un rally alcista)

El dólar blue saltó ayer $7 en las cuevas y cerró a $378 para la venta. Desde el 17 de enero, cuando su valor se incrementó $8 en una jornada, que no tenía una suba diaria tan fuerte. Pero lo que más llama la atención es la fuerte volatilidad actual, ya que venía de tres días consecutivos de tendencia bajista. La City analiza esta dinámica y saca conclusiones mientras se prepara para lo que vendrá.

Para Gustavo Quintana, de PR Corredores de Cambio, lo que se ve en el blue por estas horas no es algo poco frecuente, ya que “se trata de un mercado chico, que reacciona con rapidez a los cambios de tendencia” y suele tener movimientos bruscos.

La economista de Grupo Broda, Elena Alonso, sostuvo que es normal que se haya desplomado en los últimos días por el anuncio del canje de deuda, que, según explica, “comprime los vencimientos en pesos y hace que se especule con que no vaya a haber tanta presión sobre la inflación y el tipo de cambio”. Y, por otro lado, dado que “el blue tiende a seguir al MEP” y teniendo en cuenta que los dólares financieros tocaron este miércoles nuevos valores récord nominales y se mantienen esa tendencia, con un Contado Con Liquidación (CCL) a $378,78 y un MEP, en $371, es lógica esta última disparada del ilegal.

“Los inversores más grandes eligen el CCL, mientras que los chicos van al blue pero, cuando hay diferencia a favor del bursátil, los jugadores grandes demandan blue también y, como el mercado es chico, el precio sube como reflejo de demandas no tan grandes y se ven estos saltos bruscos hacia arriba”, explicó el economista Federico Glustein.

Así, consideró que hubo una cuestión de oportunidad de compra que funciona de la siguiente manera: el blue venía bajando y se había ubicado en $371 el pasado 7 de marzo, un nivel de precio que no se veía desde mediados de enero, cuando cotizó $370, por lo que el mercado lo vio como un buen negocio, sobre todo teniendo en cuenta la expectativa alcista que reina siempre para los mercados alternativos del dólar en años electorales.

De hecho, una fuente del mercado confesó que le “llama la atención la calma del dólar blue del último tiempo, sobre todo teniendo en cuenta que es un año de elecciones”. Pero el economista Christian Buteler indicó que esto responde a varias variables, que van desde las tasas más atractivas para colocarse en pesos (que le quitan demanda al blue), hasta una menor emisión monetaria por parte del BCRA porque no hubo adelantos transitorios, ni programas dólar soja y tampoco compras de bonos.

Además, agregó que “la actividad económica está más floja y hay falta de dinero en la calle, por lo que hemos pasado de una temporada de alta demanda estacional de dólares, como son enero y febrero por el turismo, a una en la que suele bajar”. Y aseguró que, más allá de la suba de este miércoles, por esas razones es que estamos viendo un dólar más débil en marzo que en meses anteriores.

Sucede que, tal como apunta Quintana, “marzo, tradicionalmente, es un mes donde hay más demanda de pesos” por la vuelta de las vacaciones, en el que hay que pagar gastos, está el inicio de clases y cuotas más caras de los colegios.

Así, a pesar del salto de este miércoles, que dibujó un perfecto movimiento de V (ve corta) en el recorrido del precio del dólar blue, los analistas no esperan que vaya a dispararse en los próximos días en un contexto en el que, según resumió Joel Lupieri, de Epyca Consultores, “se empieza a agotar el turismo local e internacional, que calma la demanda de divisas un poco y, al mismo tiempo, se ve una mayor confianza en los instrumentos en pesos por el canje anunciado por el Gobierno y los niveles de las tasas”.

Consideran que esas variables generan una cierta calma en la expectativa de devaluación y que, en ese escenario, es poco probable que el blue se despegue mucho más del precio actual. Así, Glustein sostuvo que, “en los próximos días, el blue debería aminorar la marcha”.

Explicó que esto podría estar matizado con algunas subas diarias repentinas, pero no permanentes porque evalúa que “no hay liquidez como para que se sostengan en el tiempo”, aunque reconoce que el resultado final de esa perspectiva va a depender de algunos datos macro a nivel general, tales como venta de reservas, inflación y paritarias.

Dejá tu comentario