Docentes rechazaron suba de Vidal y ultiman paro en retorno a clases

Edición Impresa

NUEVO REVÉS, TRAS IMPASSE DE 94 DÍAS
En medio de tensión por la presión inflacionaria y la puja por los ajustes post FMI, naufragó ayer una nueva reunión paritaria. Los gremios oficializarán huelga que golpeará inicio escolar tras vacaciones.

En un revés que derivaría el jueves en la oficialización de un paro de entre 48 y 72 horas en el retorno a clases del próximo lunes tras el receso invernal, el Frente de Unidad Docente Bonaerense (FUDB) rechazó ayer una nueva propuesta de suba salarial del Gobierno de María Eugenia Vidal del 16,7% a julio, con nueva convocatoria a finales de agosto.

Según la administración de Cambiemos, con la nueva oferta están "manteniendo y sosteniendo el poder adquisitivo" de los maestros frente a la recalentada inflación.

Pero el porcentaje quedó muy lejos de las exigencias de los sindicatos, que reclaman un aumento del 30%, con aplicación de una cláusula gatillo, en una pretensión potenciada por la escalada del dólar y su presión sobre la inflación, ya que meses atrás la vara estaba en el 25%.

La oferta oficial -que se compone, en rigor, de un aumento del 15%, más un 1,7% en concepto de material didáctico- generó fuerte malestar entre los dirigentes de Suteba, Feb, Sadop, Amet y Udocba. Sobre todo -remarcaron- porque se produjo tras un impasse en materia de convocatorias "de 94 días" y como producto de una intimación de la Justicia.

"Es una vergüenza que después de tantos días sin convocatoria, la propuesta haya sido del 15%, sabiendo que hay una estimación del 28 y 30% de inflación", disparó tras la cita paritaria el titular de Suteba, Roberto Baradel.

Y advirtió: "Tenemos medidas de fuerza resueltas, le trasladamos a la gobernadora la posibilidad de resolver el conflicto el jueves y esperamos una nueva convocatoria".

Precisamente, en el encuentro los gremios pidieron abrir un cuarto intermedio hasta el jueves.

Sin embargo, sorpresivamente el ministro de Asuntos Públicos, Federico Suárez, advirtió luego, en conferencia de prensa, que fue "una propuesta superadora" y que "no va a haber una convocatoria el jueves, o antes del jueves", con la mirada puesta en agosto.

El posicionamiento parece llevar el conflicto a un nuevo callejón sin salida en materia de medidas de fuerza, que serían anunciadas el jueves, con la opción de un paro de entre 48 y 72 horas desde el lunes, día previsto para el retorno a las aulas tras las vacaciones de invierno.

Los días no trabajados, confirmaron ayer desde el entorno de Vidal, serán rigurosamente descontados.

Los gremios docentes ya desplegaron este año una ristra de ocho paros.

La paritaria provincial sigue así abierta, en el inicio del segundo semestre.

Pero el telón de fondo es más acuciante que a comienzos de año para Vidal, de la mano de la discusión de las provincias con la Casa Rosada en pos de la definición del ajuste 2019 que exige el FMI (ver página 17).

Un escenario que impone, por default, topes a la discusión por salarios, uno de los componentes centrales que explican el gasto público de los gobernadores.

Por de pronto, la mesa paritaria bonaerense se reunió ayer, pasadas las 17.30, en la sede del Ministerio de Economía, en La Plata, y sentó cara a cara a los dirigentes del FUDB con el director general de Educación, Gabriel Sánchez Zinny; con Suárez, y con los subsecretarios de Política y Coordinación Económica, Damián Bonari, y de Trabajo, Horacio Barreiro.

Sorpresivamente, no fueron de la partida esta vez ni el ministro económico Hernán Lacunza, ni su par laboral, Marcelo Villegas. "Razones personales", se argumentó.

Tras el encuentro, los dirigentes gremiales no ocultaron su descontento y enfatizaron que Vidal no mejoró la oferta.

Fue, en rigor, el octavo ofrecimiento, en la reunión número 17 en lo que va del año. La última propuesta data del 20 de abril, cuando el Ejecutivo ofertó un aumento del 10% para el primer semestre, con hasta $3.000 por presentismo, con revisión en julio, lo que fue rechazado por los sindicatos.

"Se propuso un nuevo encuentro a finales de agosto para tener mayor certeza sobre la perspectiva de recaudación, para que de esta manera el Gobierno pueda comprometerse a pagar lo que esté dentro de sus posibilidades", argumentaron ayer desde despachos provinciales.

Frente a la falta de acuerdo, el Gobierno de Vidal avanzó en los últimos meses en un diagrama de pagos de anticipo a cuenta de paritarias para los maestros, que anotó un nuevo capítulo ayer.

Así, los adelantos otorgados por el Ejecutivo suman ya un aumento del 15% semestral (incluido el de ayer) para los primeros cinco meses del año, más el presentismo que el Gobierno -destacan- viene abonando de manera trimestral.

Dejá tu comentario