Clases: FEB aceptó oferta de Vidal, pero Suteba de Baradel pone condiciones

Edición Impresa

En pleno año electoral, el Gobierno leyó la jornada como "positiva" y puso foco en el dirigente de CTERA, quien exigió devolución de quitas para avalar acuerdo. "Lo corrieron por izquierda", leyeron.

A casi un mes del empañado inicio de clases, María Eugenia Vidal vivió ayer una jornada agridulce en la pulseada con los maestros, que evidenció además un quiebre en el Frente de Unidad Docente Bonaerense: cosechó el aval a su oferta salarial de la Federación de Educadores Bonaerenses (FEB), mientras que el Sindicato Unificado de Trabajadores de la Educación de Buenos Aires (Suteba) condicionó el acuerdo a concesiones de improbable cumplimiento -como la devolución de los días descontados por las huelgas- y la Unión de Docentes de la Provincia de Buenos Aires (Udocba) rechazó la propuesta y amenaza con un paro de 48 horas desde el jueves.

El Suteba que lidera Roberto Baradel sumó un condimento más: anunció un “cese total de actividades” el jueves, en adhesión a la huelga nacional de 24 horas de la CTA Autónoma y la CTA de los Trabajadores. Una estocada a la que se prendió además la Unión de Trabajadores de la Educación, por lo que también se verán afectadas las clases en escuelas públicas de la ciudad del macrista Horacio Rodríguez Larreta.

Sin notificaciones oficiales aún de parte de los gremios, en el Gobierno de Vidal primó ayer el hermetismo. Sobre todo, frente a la sorpresa que generó el condicionamiento de Suteba, cuando horas antes había trascendido la ajustada aceptación de la oferta de subas trimestrales automáticas por inflación más un incremento del 15,6% en dos cuotas para compensar la pérdida de poder adquisitivo del 2018.

“A Baradel lo corrieron por izquierda; quiere firmar el acuerdo pero tiene presión de los troskos, lo que habla de su poco poder dentro del gremio”, leyeron ayer desde el vidalismo ante Ámbito Financiero, luego de que sectores más duros dentro de Suteba -la línea “Multicolor”- llevaran adelante una medida de fuerza la semana pasada en rechazo a la oferta.

Además desde despachos bonaerenses dejaron entrever que no accederán a devolver los días descontados por las medidas de fuerza, aunque calificaron de todas formas a la jornada como “positiva”. En el entorno de la gobernadora hacen foco en Baradel, dirigente de CTERA, como punto de fogoneo de conflictividad permanente por su sintonía con el kirchnerismo, máxime en el marco del año en el que Vidal buscará su reelección.

En los hechos, el plenario de secretarios generales de Suteba, “con mandato de toda la provincia”, condicionó el acuerdo salarial a que “se dejen sin efecto todos los sumarios por persecución laboral y sindical”, a que “se homologuen los 12 puntos del acuerdo paritario nacional para que se garanticen escuelas seguras”, a la conformación de una comisión de políticas socioeducativas y, en el punto más espinoso, al “no descuento de los días de paro”.

En cambio, la FEB -el otro gremio mayoritario resolvió, en ajustada votación, aceptar la oferta. La semana pasada ya habían hecho lo propio Unión Docentes Argentinos (UDA) y UPCN. En el otro extremo, desde Udocba, Miguel Díaz aseguró que “las asambleas arrojaron, por amplia mayoría, un rechazo a la propuesta” y advirtió que si no reciben una nueva oferta antes de mañana convocarán a un paro de 48 horas desde el jueves.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario