Dolorida despedida en Israel a 4 asesinados

Edición Impresa

  Jerusalén - Jerusalén despidió ayer con un funeral oficial a las cuatro víctimas del ataque al supermercado kosher de París con la asistencia de familiares, autoridades y personas anónimas que quisieron expresar su apoyo a la comunidad judía francesa.

Cientos de asistentes se acercaron al mediodía al cementerio de Guivat Shaul para dar su último adiós a los restos de Yoram Cohen, Philippe Barham, Yoav Hatab y François Michel Saada, que habían llegado antes del amanecer al aeropuerto Ben Gurión, cerca de Tel Aviv.

En el camposanto más grande de la ciudad se dieron cita numerosos miembros de la comunidad judía francesa, algunos portando carteles con fotos de los fallecidos y la leyenda "No somos más que judíos", en un sepelio que levantó gran expectativa mediática y al que acudieron cerca de dos mil personas.

Entre los asistentes y líderes políticos se repetía casi de forma sistemática el mantra "los asesinaron sólo porque eran judíos", frase que pone de manifiesto el sentir de la comunidad judía francesa que, en los últimos años, viene sufriendo en su país ataques antisemitas por parte de radicales islamistas.

Durante el sepelio, varios rabinos y familiares lucían las vestiduras rasgadas, como manda la tradición judía, en señal de duelo por la pérdida de un ser querido.

El presidente israelí, Reuven Rivlin, lamentó que "en 2015, setenta años después de la Segunda Guerra Mundial, los judíos tengan temor de ir con kipá (solideo) y vestir su tzitzit (manto sagrado)" en los países europeos.

Para la tradición judía, el ser sepultado en Jerusalén es un hecho de suma importancia, en línea con la creencia de que en el final de los tiempos se está, de esa manera, más cerca de la redención.

Uno de los momentos más emotivos del funeral se produjo cuando la viuda de una de las víctimas tomó el micrófono para hablar entre sollozos y la acogió un silencio absoluto, sólo interrumpido por el llanto de varias personas. "Hoy lloro, pero sé que todos lloran conmigo y les agradezco. Nunca imaginé todo esto", susurró Valérie, viuda de Philippe Barham.

El primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, de regreso de París, instó ayer a la comunidad internacional a unirse en la lucha contra la barbarie: "El terrorismo amenaza a todo el mundo. Los líderes del mundo empiezan a entender esta amenaza".

Los autores de los ataques de París "no son sólo enemigos de nuestro pueblo, sino de toda la humanidad", agregó.

Agencias EFE y AFP

Dejá tu comentario