Dos detenidos tras los incidentes en Avellaneda

Edición Impresa

Javier Cantero metió presión y encontró respuesta. Por la mañana, el presidente de Independiente había declarado que necesitaba rápidamente el esclarecimiento de lo sucedido anteanoche en el partido ante Belgrano, que se suspendió antes del comienzo del segundo tiempo porque desde la popular se tiraron cuatro bombas de estruendo al campo de juego, una de las cuales impactó cerca del arquero Juan Carlos Olave. Por la tarde, el máximo dirigente del club de Avellaneda convocó a una conferencia de prensa y se mostró satisfecho por los avances en la investigación. «Estoy muy feliz porque, por suerte, en pocas horas tuvimos dos detenidos. Uno por portación de arma y otro porque fue pescado in fraganti. Pero esto no termina con estos dos, tenemos que detener más», aseguró Cantero. Uno de los detenidos es Richard «El Gordo» Pavone, señalado como líder de la barra brava de San Telmo e integrante de una facción de la hinchada de Independiente, quien trabajaría en la Municipalidad de Avellaneda y habría sido el autor intelectual de los hechos, dirigiendo todo con un handy.

En ese sentido, el funcionario nacional y exintendente de Avellaneda Oscar Laborde acusó al senador bonaerense Baldomero «Cacho» Álvarez de financiar a la barra brava. «(Julio) Comparada, en la gestión, y Cacho Álvarez, en la campaña, fueron socios de los jefes de la barra brava, que hoy no se resigna a perder sus privilegios y negociados. Los utilizaron para apretar jugadores y echar técnicos a cambio de prebendas», responsabilizó Laborde en un comunicado.

Dejá tu comentario