EE.UU.: estiman una campaña exitosa

Edición Impresa

El Departamento de Agricultura de EE.UU. (USDA) sigue confirmando un buen estado en los cultivos de verano en ese país. El maíz en situación «buena a excelente» alcanzó esta semana al 72% del total de lo implantado, comparado con el 70% de la semana anterior y el 61% del año pasado a esta altura.

En soja, los cultivos en esta condición totalizan un 68%, comparado con el 67% de la semana pasada y el 58% del año anterior.

El clima sigue siendo bueno, aunque el exceso de humedad continúa amenazando a algunas zonas productoras de soja, por el creciente desarrollo de roya asiática. Cuesta bastante edificar un escenario alcista en el corto plazo ante el actual contexto de clima húmedo y temperaturas normales, aunque resta todo el verano boreal, con el crítico período de llenado de granos, como para anticipar el éxito de la campaña norteamericana.

El mercado de soja ha tomado dos caminos bifurcados a partir del fracaso de la cosecha argentina en el último ciclo, con las posiciones cercanas de Chicago y el MAT cotizando con un importante premio en relación con las lejanas.

Mayor precio

La entrega noviembre en el MAT es la de mayor precio entre todas las que cotizan. Aunque este mes-contrato represente prácticamente el final de nuestra campaña, coincide con la máxima estacionalidad de Chicago ante el arribo de las nuevas disponibilidades de los EE.UU. Resulta difícil a esta altura anticipar qué ocurrirá en aquel entonces, aunque las cotizaciones internacionales se deberían acomodar hacia abajo ante la perspectiva de una campaña sojera norteamericana que podría estar próxima a los 90 millones de toneladas. También parece improbable que las fábricas locales puedan ser competitivas ante un defase entre los precios de la mercadería norteamericana y la argentina, de mantenerse un premio importante en nuestras cotizaciones.

Por el lado de la demanda, la situación es buena, aunque nos encontremos frente a una campaña que posiblemente resulte exitosa en los EE.UU.

Las perspectivas de demanda por parte de China siguen siendo positivas y este país seguramente aprovechará cualquier corrección en las cotizaciones para ensayar nuevas compras, particularmente las que representen embarques a partir de noviembre, ya que el mercado invertido de Chicago al que recién aludíamos les indica que deben pausar las compras cercanas y apurar las lejanas.

Luego de un período de sequía inicial ya superada, la mayoría de los observadores pronostican una campaña sojera ligeramente inferior en este país, de alrededor de 15,6 millones de toneladas, comparado con 16 millones de toneladas del año anterior. Las importaciones, dicen algunos analistas, podrían declinar ligeramente luego del importante crecimiento experimentado en esta campaña, que en el período octubre-marzo fue un 15% superior al del año pasado en el mismo término.

Por el lado de India, el esperado arribo de los vientos monzónicos sigue demorado en el océano Índico. Esta circunstancia afecta a los cultivos de soja y maní en las principales zonas productivas. Allí, la actividad de siembra alcanzaba a fin de junio a solamente el 20% de la del año anterior. El USDA vaticina que India producirá en esta campaña 10 millones de toneladas de soja, aunque ya algunos analistas pronostican dos millones menos que esta proyección.

Señales posibles

Finalmente, aunque volátil e inestable, el escenario financiero mundial comienza a dar algunas señales positivas, aunque realmente los mercados de granos en general y la soja en particular no se han visto seriamente dañados por la reciente crisis, iniciada en setiembre del año pasado.

El USDA reveló el martes su estimación de siembra para esta campaña en los EE.UU. Previo al informe, se aguardaba que el área a dedicar con el cultivo de maíz iba a totalizar 34 millones de hectáreas y el informe consignó una superficie mucho más abultada, de 35,2 millones de hectáreas.

En soja, EE.UU. cultivará en este ciclo 2009/2010 una superficie de 31,4 millones de hectáreas, comparado con las estimaciones previas que daban cuenta de un área total de 31,7 millones.

En trigo, se implantaron en esta campaña 24,2 millones de hectáreas, con una expectativa de 23,6 millones de hectáreas.

En el año agrícola anterior, EE.UU. cultivó 34,8 millones de hectáreas de maíz, 30,6 millones de hectáreas de soja y 25,5 millones de hectáreas de trigo.

En relación con los stocks de granos en ese país al 1 de junio, también reporteados en este informe, ellos se ubicaron muy próximos a las expectativas que el mercado tenía con anterioridad a su publicación.

(*) Informe de Panagrícola

Dejá tu comentario