EE.UU.: la inflación cayó levemente en abril a 8,3% y le dio un respiro a Biden

Edición Impresa

Los datos oficiales sugieren que el Índice de Precios al Consumo podría estar moderándose luego de alcanzar en marzo la mayor alza en más de 40 años.

Washington - El Índice de Precios al Consumo (IPC) de Estados Unidos frenó en abril su senda ascendente al situarse en el 8,3% en tasa interanual, dos décimas menos que en el mes anterior, cuando había registrado su mayor lectura desde diciembre de 1981, según la Oficina de Estadísticas Laborales del Departamento de Trabajo estadounidense.

La leve moderación de la escalada de los precios en la economía estadounidense, inferior a lo esperado por el mercado, responde a que, si bien el precio de la energía subió un 30,3%, frente al alza del 32% de marzo, los alimentos se encarecieron un 9,4% interanual, seis décimas más que el mes anterior y su mayor subida desde abril de 1981.

De esta forma, al excluir del cálculo la volatilidad de la energía y de los alimentos, la tasa de inflación subyacente interanual se situó el pasado mes de abril en el 6,2%, frente al 6,5% de marzo. En términos mensuales, en el mes de abril el IPC avanzó un 0,3%, después de la subida del 1,2% del mes de marzo.

La semana pasada, el Comité Federal de Mercado Abierto (FOMC, por sus siglas en inglés) de la Reserva Federal de Estados Unidos (Fed) decidió subir los tipos de interés del país en 50 puntos básicos, hasta situarlos en un rango objetivo de entre el 0,75% y 1%, en lo que fue el mayor alza del precio del dinero desde el año 2000.

Políticas

Además de acometer la mayor subida de los tipos de interés de los últimos 22 años, la Fed incluyó en su comunicado de política monetaria que “será apropiado” realizar más subidas en el precio del dinero.

La buena noticia es que se trata de la primera vez en ocho meses que el aumento de precios se modera, lo que alimenta la esperanza del inicio de un lento retroceso de la inflación, tras el pico de marzo.

El presidente Joe Biden intenta, desde que empezó la semana, convencer a los estadounidenses de que la Casa Blanca hace todo lo que puede para luchar contra la inflación, que pesa sobre su popularidad cuando se acercan las elecciones de medio mandato de noviembre.

“Si bien reconforta ver que la inflación anualizada se moderó en abril, sigue en un nivel inaceptable. Como dije ayer (martes), la inflación es un desafío para las familias en todo el país y reducirla es mi principal prioridad económica”, sostuvo en un comunicado.

Dejá tu comentario