Ejecutivos admitieron aportes ilegales a la campaña de Dilma

Edición Impresa

  San Pablo - Ejecutivos de Andrade Gutierrez, la segunda mayor firma de ingeniería de Brasil, testificaron que la compañía realizó pagos de manera irregular a proveedores de la campaña electoral de Dilma Rousseff, informó el martes el periódico Folha de S. Paulo, una confesión que suma créditos a las intenciones de la oposición de llevar adelante un juicio político contra la mandataria.

El testimonio, que forma parte de la negociación con el fiscal emprendida por 11 ejecutivos, sería el primer vínculo directo entre la investigación denominada "Lava Jato" por la corrupción y sobornos políticos en la petrolera Petrobras y la elección de Rousseff, aseguró el diario.

Las acusaciones podrían reforzar la postura del principal conglomerado opositor, el Partido de la Social Democracia Brasileña (PSDB), que busca anular la reelección de Rousseff de 2014 por utilizar financiamiento ilegal, aunque es improbable que el máximo tribunal electoral de Brasil acepte evidencia de una elección previa. La versión de la prensa no fue confirmada por los fiscales federales, y adelantó que no dará información sobre los acuerdos hasta que el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) los apruebe.

Folha de S. Paulo reportó que los ejecutivos revelaron que la compañía de ingeniería contribuyó con más de 5 millones de reales (1,27 millón de dólares) de manera irregular para pagar deudas de campaña contraídas por el Partido de los Trabajadores (PT) de Rousseff. El dinero fue transferido a la compañía de medios Pepper Communications, con sede en Brasilia y que trabajaba para la campaña de Rousseff, utilizando facturas falsas, informó el periódico.

Los empresarios también revelaron sobornos pagados para ganar contratos en proyectos de trabajo públicos, incluidas la estación de energía nuclear Angra 3, la represa de Belo Monte y tres estadios construidos para la Copa del Mundo de Fútbol de 2014, informó Folha.

El acuerdo de culpabilidad forma parte de un pacto entre la compañía y los fiscales bajo el que Andrade Gutierrez deberá pagar una multa de 1.000 millones de reales e informar sobre los sobornos pagados, según dijo Folha. La llamada "delación premiada" ha sido una de las herramientas jurídicas utilizadas por el juez federal Sergio Moro para desmontar la cadena de sobornos y contratos irregulares realizados en la Petrolera estatal, caso que conmociona al país.

Esta confesión llegó una semana después de la detención del publicista Joao Santana responsable de las campañas de Rousseff en 2010 y 2014, por supuestamente haber recibido dinero negro proveniente de Petrobras, para saldar sus honorarios. De hecho, las autoridades brasileñas bloquearon 2,7 millones de reales de Santana y de 28 millones de su esposa Mónica Moura. Otros 400.000 fueron congelados.

La Justicia investiga si Santana recibió en el exterior pagos por 7,5 millones de dólares por servicios prestados al Partido de los Trabajadores (PT), que gobierna Brasil hace más de 12 años, y efectuados por la constructora Odebrecht y un presunto operador financiero con dinero de sobornos de Petrobras.

Santana, que trabajaba en una campaña en República Dominicana cuando se ordenó su captura, fue asesor en la elección del antecesor de Rousseff, Luiz Inácio Lula da Silva, así como del fallecido presidente venezolano Hugo Chávez y su sucesor Nicolás Maduro.

Su arresto abrió un nuevo frente de tormenta para Rousseff, que ya encara dos procesos con potencial para terminar su mandato, además de una profunda recesión económica que amenaza con convertirse en la peor en un siglo en Brasil.

Agencias Reuters, ANSA y AFP

Dejá tu comentario