3 de agosto 2017 - 00:00

El chavismo fraguó la elección, dijo la empresa encargada del escrutinio

La supuesta participación el domingo del 41% del padrón fue esgrimida por el Gobierno de Venezuela como muestra de su legitimidad. El CNE se defendió de la acusación: “Son estimaciones sin fundamentos”.

CONFIRMACIÓN. Para el vicepresidente del parlamento, Freddy Guevara (izquierda), y su titular, Julio Borges (derecha), la declaración de Smartmatic ratificó sus denuncias sobre fraude. Pidieron una investigación a la Fiscalía.
Londres y Caracas - El presidente venezolano, Nicolás Maduro, quedó involucrado ayer en un escándalo nacional e internacional de grandes proporciones, luego de que la empresa que suministró la tecnología para la elección de la Asamblea Constituyente asegurara que el dato de participación fue manipulado para inflarlo en al menos un millón de sufragios, algo que fue rechazado por el Consejo Nacional Electoral (CNE).

Antonio Múgica, consejero delegado de Smartmatic, compañía que instaló unas 24.000 máquinas de voto electrónico en el país, afirmó en una rueda de prensa en Londres que las cifras oficiales divulgadas el lunes sobrestiman el número de ciudadanos que acudieron a las urnas. "En base a nuestro robusto sistema, sabemos sin lugar a dudas que la participación en la reciente elección de la Asamblea Nacional Constituyente estuvo manipulada", indicó y defendió la necesidad de encargar una auditoría para conocer los datos reales.

Según el Consejo Nacional Electoral de Venezuela, 8.089.320 personas -el 41,53% del padrón- participaron el domingo en una jornada de votación que estuvo marcada por las protestas y la muerte en disturbios de al menos diez personas de acuerdo a la Fiscalía, cifra que la oposición elevó a 16.

La oposición, por su parte, ha señalado que apenas 3 millones de venezolanos participaron en los comicios.

"Calculamos que la diferencia entre la participación real y la anunciada por las autoridades es de al menos un millón de votos. Es importante subrayar que esto no habría ocurrido si los auditores de todos los partidos políticos hubieran estado presentes en las diversas etapas de la elección", sostuvo Múgica.

El responsable de Smartmatic, una multinacional de origen venezolano que es la responsable de la plataforma tecnológica de votación en el país desde 2004, explicó que en esta ocasión no había representantes de la oposición en el centro de recuento para poder asegurar que los datos divulgados eran correctos, lo que considera una "vulnerabilidad" del sistema.

La presidenta del CNE venezolano, Tibisay Lucena, calificó ayer de irresponsable la denuncia de Múgica. "Es una aseveración irresponsable con base en estimaciones sin fundamento en la data que maneja exclusivamente el Poder Electoral", dijo en una declaración a la prensa tras ponderar el reporte de Smartmatic como una "opinión sin precedentes".

En este sentido, reiteró que la empresa "participó en todas las auditorías" previas a la elección, por lo que sus críticas al CNE "supone desconocer que Smartmatic es parte de la seguridad del sistema de totalización".

No obstante, Lucena aclaró: "No es una empresa privada radicada fuera del país la que garantiza la transparencia y credibilidad del sistema electoral venezolano. Su único rol es la de proveer ciertos servicios y soporte técnico que no son determinantes en sus resultados".

Smartmatic esgrimió que las garantías sí se respetaron en todos los comicios en Venezuela hasta 2015, pero fueron ignoradas en la consulta del domingo, en la que se elegían a los 545 miembros de la Asamblea Nacional Constituyente con el mandato de escribir una nueva Constitución y reformar el Estado.

La primera reacción del régimen chavista tras conocer la revelación fue la expulsión de Venezuela de unos 20 gerentes técnicos de la compañía.

En tanto, la denuncia de Smartmatic llevó al presidente de la Asamblea Nacional (parlamento), Julio Borges, a anunciar que esa cámara, de mayoría opositora, solicitará a la Fiscalía una investigación sobre los comicios del domingo.

"No solo ocurrió un fraude: Es un delito que comienza por la propia cabeza del poder electoral", dijo en el Palacio Federal Legislativo antes de iniciar la sesión parlamentaria de ayer, que, como todas las que realiza el cuerpo, es desconocida por el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ). "Es un terremoto a nivel mundial. Esta empresa declaró que tiene la data dura según la cual las elecciones fueron un fraude", insistió.

En tanto, Luis Emilio Rondón, el único de las cinco autoridades del CNE que es crítico del chavismo, aseguró ayer que el organismo "está obligado" a aclarar el reporte de Smartmatic. Al ser cuestionado por el motivo que lo llevó a hacer pública su denuncia sin pedir antes explicaciones al Ejecutivo venezolano, Múgica argumentó que las autoridades del país no habrían sido "comprensivas" con su postura.

Los partidos de la oposición venezolana rechazaron participar en la votación y convocaron numerosos actos de desobediencia civil contra el Gobierno de Nicolás Maduro.

La opositora Mesa de la Unidad Democrática (MUD) convocó para hoy a una marcha contra la Asamblea Constituyente, que ve como un intento de "consolidar la dictadura" del chavismo.

La misma coincidirá con la instalación de la Constituyente en el Palacio Federal Legislativo, el mismo edificio en el que sesiona la AN, lo que augura una jornada de extrema tensión.

Agencias AFP, DPA, ANSA y EFE, y Ámbito Financiero

Dejá tu comentario