29 de marzo 2023 - 00:00

El Consejo de Fútbol echó a Ibarra y busca un técnico con experiencia

“Tata” Martino es el principal candidato. Herrón dirigirá de manera interina el sábado ante Barracas.

punto final. Le puso el Consejo de Fútbol de Boca a Ibarra como DT.
punto final. Le puso el Consejo de Fútbol de Boca a Ibarra como DT.

Fue la oficialización de un divorcio que ya era vox populi. Solo restaba una formalidad para ponerle la firma, el regreso del vicepresidente de Boca, Juan Román Riquelme, de Paraguay tras el sorteo de la fase de grupos de la Copa Libertadores, realizado el lunes por la noche en Luque, sede de la Conmebol. “Este cuerpo técnico no sigue más. Estará hasta mañana (por hoy) que se despide de los jugadores. Son nuestros amigos, los queremos mucho, pero estamos acá para tomar decisiones. Estos días teníamos la decisión tomada, pero lo normal era que volviera nuestro vicepresidente de Europa”, explicó Mauricio Serna, miembro del Consejo de Fútbol, luego de la reunión llevada a cabo en Ezeiza con el entrenador formoseño y con Leandro Gracián, parte del cuerpo técnico.

Hasta encontrar el sucesor del “Negro”, Mariano Herrón y Blas Giunta, actualmente a cargo de la Reserva, se pondrán en forma interina al frente del plantel profesional, al menos hasta el próximo sábado, cuando el “Xeneize” enfrente a Barracas Central, como visitante, por la 9° fecha de la Liga Profesional. Mientras tanto, a nueve días del debut ante Monagas, de Venezuela, por el Grupo F de la Copa Libertadores, la comisión directiva, con Riquelme a la cabeza, trabajará contra reloj para definir inmediatamente al sucesor, descartando cualquier posibilidad de continuidad de la dupla Herrón-Giunta, tal como ocurrió con el propio Ibarra e incluso con Sebastián Battaglia, su predecesor en el cargo. En ese sentido, el principal apuntado es Gerardo Martino, un entrenador con mucha experiencia, quien actualmente está sin trabajo después de su paso deslucido por el seleccionado de México, eliminado en la fase de grupos en Qatar 2022. En total, dirigió durante 66 partidos al combinado tricolor, en los que ganó 42 partidos, empató 12 y perdió 12, con la obtención de la Copa de Oro en 2019 como máximo logro.

La salida de Ibarra, crónica de una muerte anunciada, se produjo este martes por la tarde después de que Riquelme junto con los otros integrantes del Consejo de Fútbol con el ahora ex cuerpo técnico en el predio de Boca en Ezeiza. El “Negro” había dirigido la práctica de ayer por la mañana y más tarde decidió suspender el entrenamiento que había programado para el turno vespertino. Ya había empezado a diagramar la logística para el partido del sábado contra Barracas Central y el viaje a Venezuela, donde el miércoles visitará a Monagas, por la Libertadores. Hoy se despedirá de los jugadores.

“El cuerpo técnico de la Reserva de hará cargo del equipo, pero ya trabajamos para armar el cuerpo técnico que queremos. No pensamos en un técnico de adentro del club”, aseguró ante la prensa Serna en Ezeiza. Y admitió sobre la salida de Ibarra, quien se resistía a salir: “Son las reglas del juego. Creamos un lazo de amistad muy fuertes, pero hay que tomar decisiones. Hace poco tiempo yo salí a confirmar a Ibarra como técnico, se consiguieron cosas importantes y continuaron. Hoy, nos toca tomar esta decisión”.

El ciclo de Ibarra se extendió durante 36 partidos, con 20 triunfos, 7 empates y 9 derrotas, lapso en el que logró el título de la Liga Profesional de Fútbol en 2022 y la Supercopa Argentina en 2023, con una goleada por 3-0 sobre Patronato. El formoseño había asumido el 9 de julio de 2022, por la 7° fecha de la Liga Profesional, con una derrota ante San Lorenzo en el Nuevo Gasómetro por 2-1, días después de la salida de Battaglia por la eliminación en la Libertadores pasada. En aquella oportunidad formó triunvirato con Herrón y Leandro Gracián.

Una fecha más tarde, ya confirmado como DT principal, con Gracián y Roberto “Tito” Pompei como asistentes, el “Negro” logró su primera victoria: fue 1-0 ante Talleres en la Bombonera. La seguidilla de malos resultados en el torneo local -empató con Defensa y Justicia en casa y luego sufrió dos derrotas al hilo, frente a Banfield como visitante y contra Instituto de local- marcaron el final de una era que ni siquiera alcanzó a ser maquillada con la vuelta olímpica que dio en el estadio Madre de Ciudades de Santiago del Estero el pasado 1° de marzo.

“Ojalá Ibarra sea técnico durante 20 años y ojalá yo me pueda quedar en el club 20 años”, había dicho Riquelme el 16 de febrero pasado, ante los primeros cuestionamientos que habían empezado a poner a Ibarra en el ojo de la tormenta. Poco más de un mes después, sus palabras cayeron en saco roto y el formoseño se convirtió en el quinto entrenador en quedarse sin trabajo al cabo de dos títulos y al cabo de nueve fechas, tras las salidas de Marcelo Saralegui (Colón), de Alexander Medina (Vélez), de Abel Balbo (Estudiantes de La Plata) y de Leandro Stillitano (Independiente). Todo un síntoma de la fragilidad de los proyectos en el fútbol argentino, teñidos por la histeria del hincha que contagia a las dirigencias. Ahora la directiva busca urgentemente un DT con chapa, sin chance de emprender otra apuesta con un interino, y con la Libertadores al acecho.

Dejá tu comentario