El fútbol español, golpeado por causa del narcotráfico

Edición Impresa

Once detenidos, entre los cuales aparecen involucrados jugadores de clubes de Segunda División, fueron detenidos en el marco de una investigación sobre tráfico de cocaína vinculada al mundo del fútbol español, pero que no incluye al agente FIFA Zoran Vekic.
Entre los 11 detenidos, según informó la Policía, está Carlos de la Vega, lateral del club Rayo Vallecano, y figuran también dos ex futbolistas de Hércules y del Athletic de Bilbao, un ex dirigente de un club francés y un representante de deportistas.
Las fuentes aseguraron que el agente de FIFA Vekic, reconocido en el mercado de pases del fútbol local, no aparece entre los investigados en torno a un alijo de 600 kilos de cocaína proveniente desde la Argentina y camuflado como maquinaria para molinos de viento.
El presunto líder del grupo es Zoran Matijevic, un ex agente de futbolistas serbios que, por su trabajo, realizaba continuos viajes a Sudamérica y se vinculaba a otras personas del mundo del fútbol, de cuyos nombres sólo se conocen las iniciales.
Matijevic, que tiene nacionalidad francesa y fue mánager del club Niza, trabajaba muy estrechamente con Pedrag Stankovic, ex jugador de Hércules, Badajoz y Estrella Roja de Belgrado.
El diario El País difundió también el nombre de otro jugador de Rayo Vallecano, Pablo Acosta.
En rueda de prensa, el comisario jefe de la UDYCO de la Jefatura Superior de la Policía de Madrid, José Luis Conde, explicó que aunque en la trama había dos ciudadanos serbios y uno peruano, todos los implicados «tenían toda su vida en España», por lo que se puede decir que es «gente del crimen organizado español».
Además, subrayó que, con este envío, el grupo organizado «había abierto una vía de futuro» y pretendía «traer más droga» a España. «Hay una inversión hecha en dinero con miras al futuro», aseguró el comisario.
Se desconoce cuál era el destino final de la droga que llegó a España. Su primer destino fue Tánger y desde allí fue llevado hasta Algeciras (Cádiz) y finalmente a Madrid.
Según explicó el comisario jefe de la UDYCO, se trata de «narcotráfico al más alto nivel», que debería pasar por «diferentes escalones» antes de llegar a su consumo final. No obstante, precisó que uno de los detenidos «se iba a hacer cargo de una partida» y aunque se desconoce su destino final, se sabe que está a «un nivel muy alto».
Los agentes, que estaban detrás de los movimientos del detenido, que era «un conocido narcotraficante de la zona de Levante», tuvieron la certeza de que en el envío viajaba droga al comprobar que la empresa que estaba detrás de la importación se dedicaba a los cítricos.

Dejá tu comentario