El Gobierno porteño busca cobrarles a manifestantes

Edición Impresa

El Gobierno porteño inició un reclamo judicial para intentar que alguien pague los gastos de las roturas de veredas y la limpieza de la zona que rodea al Congreso Nacional, donde el lunes pasado hubo incidentes entre manifestantes y la Policía Federal. Fue cuando se celebró la asamblea de la UBA que reeligió al rector Rubén Hallú, reunión para la cual desde la madrugada se había vallado completamente la zona para evitar la irrupción de manifestaciones estudiantiles que terminaron, de todos modos, en desmanes. Ahora, tal como anticipó el jefe de Gabinete macrista, Horacio Rodríguez Larreta, la administración porteña busca la reposición de los gastos. Estiman que de veredas se abonarán unos $ 20 mil, y además, según detalló el Gobierno de la Ciudad, se levantaron 700 kilos de basura, en su mayoría, cascotes, que los estudiantes arrojaron a los policías que intentaban desalojar la zona.

«Los vecinos no tienen por qué pagar por estos disturbios», se quejó Rodríguez Larreta y anticipó que hará la denuncia «ante la Justicia para que determine los responsables de semejantes desmanes». Detalló, además, que como «producto del enfrentamiento entre la Policía y los estudiantes se rompieron veredas y cestos de basura».

«La zona quedó devastada», aseguró el funcionario y explicó que «fue necesario realizar un operativo especial de higiene, en el cual trabajaron nueve barrenderos con dos hidrolavadoras y dos camiones compactadores».

El funcionario dijo que «en total se recogieron 700 kilogramos de basura, en su mayoría, piedras». Larreta dijo que la denuncia está siendo elaborada por la Procuración General de la Ciudad, actualmente a cargo del abogado Ramiro Monner Sanz, para solicitar que «a partir de las imágenes, identifique a los responsables y los intime a pagar por los daños causados».

Mauricio Macri, en tanto, regresará hoy al país, tras participar de la Cumbre por el Cambio Climático que se desarrolla en Dinamarca, donde ayer expuso los planes de la Ciudad de Buenos Aires para mejorar la calidad ambiental. Desde allí, el jefe de Gobierno porteño se pronunció por «mayor tolerancia» ante los embates contra el nuevo ministro de Educación porteño, Abel Posse, por parte de la oposición y del Gobierno, que cuestionan la designación.

Dejá tu comentario