3 de enero 2011 - 00:00

El Merval quiso; no pudo

El Merval quiso; no pudo
Resultó de por sí una rueda sumamente apagada en todo el espectro bursátil, con lo cual el Merval local que estaba necesitando el último impulso para doblegar su récord de 18 años atrás, se quedó con las ganas...

Nuevamente pudo vulnerar los techos en el intradiario, cuando alcanzó su máxima cota de «3.538» unidades -y esto constituía una nueva cumbre histórica- aunque debió ceder terreno, por la falta de energía necesaria. Y los $ 59 millones de la rueda final del año, resultaron muy menguados para sostener una jornada positiva. Debió quedarse en nivel casi «neutro», haciendo juego con otros referentes que también carecían de actitud alcista, para dotar a sus índices de algo más de relevancia. Por allí quedó el Dow Jones, con suma anual que puede poseer distintas visiones, más atrás la extraña y desvaída trayectoria del 2010 en el Bovespa, el que alcanzó un 2,4% en diciembre y sólo para revertir negativo del año: que quedó en un desechable 1,14% de «beneficios», para sus doce meses.

Lo del Merval y el Bovespa resultaron cara y ceca de la moneda bursátil de la región. Viéndolo como anticipación, lejos se estaba de imaginar que el indicador de la Argentina pudiera generar 52% de rendimiento en las carteras líderes, mientras el de San Pablo dejara una sensación de debilidad extrema. Ahora se inicia otra carrera, la de 2011, con un mercado que tendrá que tratar de agregar utilidad a una suculenta cuenta acumulada -el Merval- y el otro que parte casi desde una base «cero» beneficio, en el ejercicio anterior. Y en medio de ellos, la turbulencia que persiste en las economías mayores, donde nadie acertó a dar con la solución a la crisis y tienen problemas candentes en las manos. Se debe atender a esto, porque las corrientes de opinión e inversión suelen cambiar de rutas de manera súbita. Y en el tablero regional es posible que Brasil cuente con virtudes fundamentales, para poder reclamar el lugar merecido. Si hay deserción de capital del exterior en nuestro mercado, por variante de carteras, se enfrentaría el primer problema. Tenemos un ritmo que exige volumen de negocios. ¿Lo habrá?

Dejá tu comentario