El motín en la comisaría de Guernica fue intento de fuga

Edición Impresa

El motín que realizaron los reclusos de una comisaría de Guernica, en la que tomaron a siete policías como rehenes, fue por un intento de fuga y no por un reclamo de los presos por mejores condiciones.

Fuentes policiales informaron que en el lugar se encontraron barrotes limados y vallados perimetrales forzados, por lo que se llegó a la conclusión de que trataban de escapar.

Los que originaron la revuelta fueron trasladados a otras comisarías zonales y penales.

El hecho se produjo la noche del sábado en una comisaría de Guernica, partido de Presidente Perón, donde tras cuatro horas de tensión, la Policía Bonaerense desactivó un motín en el que 23 detenidos mantuvieron de rehenes al comisario y a seis efectivos de la seccional.

En ese momento, trascendió que los presos, que iniciaron el motín alrededor de las 19.30, reclamaban ser trasladados hacia otras cárceles con mejores condiciones de alojamiento. Ante esto, el ministro de Justicia y Seguridad, Ricardo Casal, debió trasladarse al lugar e informó -luego de arduas negociaciones con los captores- que tanto los policías atrapados como los detenidos se encontraban muy bien y precisó que durante el prolongado motín no hubo heridos.

Casal y el jefe de la Policía Bonaerense, Juan Carlos Paggi, se habían dirigido a bordo de un helicóptero hacia la seccional del sur del conurbano, por instrucción del gobernador Daniel Scioli.

Los funcionarios prestaron asistencia al fiscal Leandro Heredia, quien estuvo al frente de las negociaciones con los captores para lograr la liberación de los policías rehenes.

Aparentemente, el episodio en la comisaría se originó tras las visitas familiares de rutina, cuando los efectivos policiales ingresaron a los calabozos para realizar una requisa de rutina, y en ese momento los presos trabaron las puertas y capturaron a sus celadores.

Allí se iniciaron los momentos de tensión, que se extendieron durante unas cuatro horas, hasta que las gestiones realizadas por el fiscal desactivaron con éxito el motín.

Mientras se desarrolló el episodio, familiares de los detenidos se concentraron en la puerta de la seccional, al tiempo que refuerzos de la Guardia de Infantería trabajaron en el lugar para evitar que se produjera una fuga y además permanecieron allí dos divisiones del Grupo Halcón.

Dejá tu comentario