El mundo aguarda impaciente “supercosecha” sojera argentina

Edición Impresa

La expectativa de lluvias para los próximos tres meses sigue alentando el pronóstico de los especialistas en torno a una cosecha récord de soja en la Argentina, por encima de los 50 millones de toneladas.

La «supercosecha» sojera no deja de ser una especulación aún, ya que la oleaginosa todavía no se plantó y si bien tendría al clima como aliado, tras la grave sequía que se extendió desde el invierno de 2008 hasta la actualidad mantendrá aún como enemigos al conflicto político, que no cede, y a la baja inversión prevista por los productores, que afectará los rindes de todos los cultivos.

Entre hoy y el jueves lloverá en la región pampeana, por efecto de la llamada tormenta de Santa Rosa, aunque el fin de la sequía quedaría decretado recién a principios de octubre, según los cálculos de Eduardo Sierra, climatólogo de la Bolsa de Cereales de Buenos Aires. Será entonces, y por tres meses, cuando lleguen las precipitaciones provocadas por El Niño, la corriente del Pacífico que contrarresta a La Niña, que causa sequías en los principales campos productivos de Sudamérica.

Una cosecha récord de la Argentina, el tercer productor del mundo de soja, tendrá efecto global, ya que mitigaría una escasez de la oleaginosa, advirtió Anne Frick, analista primera de oleaginosas para Prudential Bache Commodities LLC en Nueva York. Cabe recordar que la cosecha argentina cayó más de un tercio este año, al menor nivel desde 2004, por la falta de humedad.

«Realmente necesitamos tener esas cosechas sudamericanas la próxima primavera», dijo Frick, y advirtió que «los suministros estadounidenses estarán muy bajos».

La producción argentina de soja alcanzó un máximo de 47,5 millones en la temporada de 2006-2007, pero luego cayó a 46,2 millones al año siguiente, dijo la Bolsa. La cosecha de 2008-2009, que fue recolectada entre febrero y junio, fue de apenas 32 millones, debido a la sequía.

Mientras se espera que la cosecha de soja trepe más del 55% respecto de la última campaña, hasta superar los 50 millones de toneladas, los cereales sufren un panorama diferente. La Bolsa de Cereales indicó que la siembra de maíz bajará un 205, a 2 millones de hectáreas, desde 2,5 millones el año pasado y 4,2 millones en el año de cosecha 2007-2008.

El contrato de futuros de soja más activo subió un 2,5% este año por la demanda récord de China de la oleaginosa y la preocupación de que la cosecha estadounidense de este año se vea afectada por una helada temprana. La oleaginosa cotiza actualmente por encima de lo u$s 400 por tonelada en el mercado de Chicago. Los futuros del maíz bajaron un 20% y los del trigo, un 19%.

La Argentina exporta más del 95 por ciento de su soja en forma de granos sin procesar, forraje, aceite comestible y biocombustible. «Los precios de la soja se mantendrán por encima del precio promedio de los últimos años», aseguró Ernesto Crinigan, presidente de la Bolsa de Cereales de Buenos Aires.

Agencia Bloomberg

Dejá tu comentario