El reparto de fondos profundiza desigualdad

Edición Impresa

Las transferencias automáticas a provincias en el primer semestre del año fueron de $ 64.194 millones, creciendo un 33,2% en relación con el acumulado enero-junio de 2010, lo que implica que a las jurisdicciones subnacionales se enviaron $ 16.000 millones más que el año pasado.

Sin embargo, este escenario de bonanza mantiene las disparidades provinciales en cuanto al reparto establecido por la ley de coparticipación. Según un informe del Instituto Argentino de Análisis Fiscal (IARAF), fruto de ese esquema, en el que cada jurisdicción obtiene un porcentaje prefijado de los recursos tributarios coparticipables y del FFS, «evidentemente la evolución individual de cada una de ellas es similar a la del agregado».

«Lo que no es similar -agrega el estudio- es la distribución de recursos por habitante en cada región.

La misma es, de hecho, fuertemente diferencial, y no pareciera respetar ningún criterio de distribución económico-demográfico que contemple necesidades o capacidades fiscales de las provincias».

Como resultado, los recursos federales recibidos por habitante en cada provincia muestran diferencias difíciles de justificar: «Por qué debiera un habitante de Tierra del Fuego recibir casi 7 veces más recursos automáticos que uno de Buenos Aires; o cuáles son los motivos que dan lugar a que el incremento semestral interanual de los recursos federales de $ 1.000 por habitante en provincias disímiles como Santa Cruz, Catamarca y Formosa, frente a un extra respecto a la primera mitad de 2010 de $ 500 por habitante en Neuquén, Tucumán o Salta», se pregunta el IARAF.

Las asimetrías siguen siendo, por caso, razones de fuerte queja de varios gobernadores, que reclaman por una discusión de una nueva ley de coparticipación, según se estipuló en la reforma de la Constitución de 1994.

Así las cosas, en junio, la remisión automática de fondos a provincias fue de $ 12.708 millones, un 25,4% superior a lo transferido por este concepto en junio de 2010. Este crecimiento se configura como el menor registrado en lo que va del año, influenciado claramente por la moderada performance recaudatoria que experimentó el IVA neto.

Dejá tu comentario