13 de junio 2013 - 00:00

El “topo” prometió más sorpresas y dijo: “No soy héroe ni traidor”

De acuerdo con la última entrevista que brindó a los medios de comunicación, Edward Snowden continúa en  Hong Kong, donde espera que las autoridades chinas le brinden seguridad jurídica.
De acuerdo con la última entrevista que brindó a los medios de comunicación, Edward Snowden continúa en Hong Kong, donde espera que las autoridades chinas le brinden seguridad jurídica.
Pekín - Edward Snowden, el técnico de 29 años que destapó espionaje del Gobierno de Barack Obama a millones de usuarios de comunicaciones, advirtió ayer que Estados Unidos "lleva años espiando a China y a Hong Kong", y está intimidando a las autoridades para que lo extraditen.

Desde una localización protegida, y en entrevista exclusiva al matutino local South China Morning Post (SCMP), que publicó adelantos en su página web, Snowden dijo que hizo sus revelaciones por su condición de "estadounidense" y no porque fuera un "traidor ni un héroe". El diario anunció que en la entrevista, que será ampliada hoy, Snowden revelará "más detalles explosivos sobre los objetivos de la vigilancia estadounidense" y "el miedo" que siente "por su familia". Exempleado de la empresa Booz Allen Hamilton, subcontratista de la Agencia Nacional de Seguridad (NSA), Snowden filtró documentación probatoria de los inmensos alcances de las investigaciones y las escuchas a los diarios The Guardian y The Washington Post.

Snowden concedió el reportaje, el primero desde que él mismo reveló su identidad, después de abandonar el hotel donde se encontraba hacia un sitio secreto dentro de la isla de Hong Kong, y el SCMP lo publicó en su página web.

El técnico advirtió que Washington "haría lo que fuera para impedir que filtre más información", y explicó que una "fuente de confianza" le confirmó presiones sobre las autoridades del antiguo enclave británico y actual ciudad autónoma china. Snowden resalta en la entrevista que no está en Hong Kong para huir de la Justicia, sino "para revelar delitos", y con la intención de que sean "los tribunales y el pueblo de Hong Kong los que decidan" su destino. Está en la ciudad desde el 20 de mayo.

Futuro

"Tengo fe en la ley de Hong Kong", declaró, para agregar que no cometió ningún delito en la isla, y prefiere quedarse y "luchar contra el Gobierno de Estados Unidos en un juzgado".
"Siempre y cuando se me asegure un juicio justo y libre y pueda comparecer, me parece razonable," insistió.

Hong Kong tiene un tratado de extradición con EE.UU., pero no se tiene constancia de que Washington, cuyas autoridades de ese país sólo admiten estar investigando la residencia, a los amigos y a los familiares de Snowden, haya efectuado ya el pedido correspondiente.

La nueva denuncia de Snowden se produce justo cuando China y EE.UU. se están acusando mutuamente de ciberespionaje, tema que Washington colocó como prioritario en el reciente encuentro en California entre el presidente Barack Obama, y su homólogo, Xi Jinping.

Expertos jurídicos explicaron al SCMP que ante un pedido de ese tipo, Snowden podría apelar la orden de extradición o solicitar la condición de refugiado en la oficina local del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR). Hong Kong es una región administrativa especial dentro de China desde 1997, en que el Reino Unido se retiró de allí, tras 155 años de presencia colonial.

El futuro del joven es incierto y oscuro. El antecedente más cercano es el del soldado Bradley Manning, procesado por haber filtrado los cables secretos de la diplomacia norteamericana a WikiLeaks. A la fecha, su caso es ventilado en una corte marcial, que podría imponerle hasta 150 años de prisión.

Snowden, hizo tales revelaciones porque no podía "permitir al Gobierno estadounidense destruir la vida privada, la libertad de internet y las libertades fundamentales de las personas con ese sistema gigantesco de vigilancia que están construyendo secretamente".

Agencias EFE, AFP, Reuters, ANSA y DPA

Dejá tu comentario