El Vaticano reivindica “Evangelio” de Pasolini

Edición Impresa

Ciudad del Vaticano - El film de Pier Paolo Pasolini "El Evangelio según San Mateo" es "el mejor sobre Jesús rodado nunca", según la valoración del "Osservatore Romano", el diario oficial del Vaticano.

En un artículo del crítico cinematográfico Emilio Ranzato que publica el diario vaticano y que ayer difundieron los medios italianos, se subraya el realismo de la película del realizador transalpino, que la estrenó el 4 de septiembre de 1964 en la Mostra de Venecia. Un realismo del que Ranzato asegura que es "más religioso que laico", en alusión a una película que consiguió el año de su estreno el León de Plata del festival veneciano y el premio OCIC (Oficina Católica Internacional del Cine). En el film se pueden apreciar "todos los elementos de la atormentada y para muchos contradictoria ideología" del director, de cuya muerte se cumplirán en 2015 cuarenta años.

El director del periódico de la Santa Sede, Giovanni María Vian aseguró que "Elogiar a Pasolini es una señal de la Iglesia de la misericordia de Francisco", en clara referencia al actual papado de Jorge Mario Bergoglio, y su revisión de muchos temas que la Iglesia había venía silenciando desde el papado de Juan XXII (a quien, precisamente, Pasolini dedicó póstumamente "El Evangelio según San Mateo").

Pier Paolo Pasolini (1922-1975) es uno de los más importantes cineastas surgidos en el posneorrealismo, hacia finales de la década del 50, escritor,poeta y director autor de obras controvertidas como "Edipo Rey", "Accatone", "Mamma Roma" y las mas perseguidas "Teorema", "El Decamerón" y "Saló o Los 120 días de Sodoma". Varios de estos títulos, como "Teorema" y "Saló, estuvieron prohibidos en la Argentina, incluso el primero de ellos acredita haber justificado un juicio a su distribuidor, un hecho judicial inédito hasta entonces en el país, convirtiendo a Pasolini en un nombre maldito, más allá de que el director poseía dos premios de la Oficina Católica Internacional de Cine (Ocic, hoy Signis), uno por "El Evangelio...", el otro por "Teorema".

Según el periódico "La Stampa", Pasolini se convierte así "un padre de la Iglesia en película; Pasolini se convierte en maestro de la fe mediante imágenes".

La valoración publicada ahora por el Vaticano para un film que optó a tres Oscar y obtuvo el Premio Especial del Jurado en el Festival de Venecia, contrasta con la fría acogida con la que fue recibido hace cincuenta años, cuando el propio "Osservatore Romano" tituló que era "fiel a la descripción, no a la inspiración del Evangelio". Ahora sin embargo el diario vaticano expone la valoración del crítico y da al film un relieve tal que considera que su autor manifestó una "inspiración digna de un creyente". "De esta manera confirma la validez y la fuerza de la palabra cristiana por un lado, pero dándole, por otro lado, un contexto más verdadero en el que se pueda propagar", escribe el crítico del diario vaticano.

Al tiempo que esta valoración novedosa, el Vaticano anunció que ha hecho restaurar la película en 16 milímetros y en blanco y negro conservada en los archivos de la Filmoteca Vaticana. La película original mostraba ya señales del paso del tiempo y estaba perdiendo luminosidad, lo que perjudica a la intensidad de las imágenes, contó la Santa Sede a través del diario vaticano.

La restauración de la película de los archivos vaticanos ha incluido la transferencia sobre soporte digital para eliminar los defectos de las imágenes originales, agregó la fuente. El diario vaticano aseguró que, una vez restaurada, la proyección sobre una pantalla del film de Pasolini pudo transmitir "la emoción de aquella humanidad que está en el corazón de todo el film".

El estreno de la obra de Pasolini, a quien actualmente se dedica en Roma una exposición que ya ha sido mostrada en varias capitales europeas, representó una ruptura en el tratamiento de la historia de la religión en el cine. El órgano de prensa del Vaticano recordó que después de esa película Pasolini tenía intención de "seguir el sendero de la tradición cristana" y que, cuatro años después del estreno de "El Evangelio según San Mateo" ya había terminado el guión sobre la vida de San Pablo. "Pero varias dificultades impidieron su realización", recordó "L'Osservatore romano", que se permite añadir que "para algunos se hubiera tratado de una producción todavía más audaz" puesto que Pasolini ubicaba al santo en Nueva York en la época actual y San Pablo terminaba muerto sobre la silla eléctrica en una cárcel estadounidense.

Pasolini, que contaba 53 años, murió a bastonazos y arrollado por su propio coche, conducido por un joven de 17 años, Giuseppe Pelosi, un "chico de la calle" contratado horas antes en el centro de Roma por el realizador.

Agencia EFE

Dejá tu comentario