El vice de Mendoza denuncia ante la Justicia que lo espían

Edición Impresa

Escándalo por presunto espionaje en su despacho. Quiebra en PJ local

Mendoza - La tierra natal del díscolo vicepresidente radical Julio Cobos también se vio envuelta en acusaciones sobre supuestos espías: en el marco de sus cortocircuitos con el gobernador justicialista Celso Jaque, el vicegobernador Cristian Racconto denunció ante la Justicia que es víctima de un presunto espionaje por parte de algún organismo oficial, al que no identificó.

Las intrigas de Gobierno cuyanas parecen en las últimas horas querer empardar las vicisitudes de la muy tensa relación entre Cristina de Kirchner y su mendocino compañero de fórmula transversal.

Pero en este caso, suman además condimentos novelescos que las emparentan con el caso de escuchas que salpica al Gobierno porteño de Mauricio Macri y con el del «intruso» descubierto en oficinas del Palacio de Hacienda Nacional, Roberto Larosa.

La acusación de Racconto por presunto «espionaje» -radicada ante la Fiscalía de Delitos Complejos, a cargo de Santiago Garay- apuntó a una cámara «que gira 360 grados» instalada por la Policía en la calle, justo frente a la ventana de su despacho de la Legislatura, y que le gestó suspicacias en torno a una supuesta vigilancia de las reuniones que mantiene en su oficina.

Perfil


El denunciante es un arquitecto de corte independiente que llegó al Gobierno en 2007 como parte de la fórmula del Frente para la Victoria, en el tándem con el que fue electo Jaque. Pero en los últimos meses la relación entre ambos entró en un terreno de fuertes cortocircuitos en torno a distintas iniciativas oficiales.

Ayer, el vice expuso durante cuarenta minutos ante el fiscal y le entregó una copia de la nota que elevó a la cartera de Seguridad local para pedir directamente un cambio de custodia y para presentar las fotos tomadas desde su oficina a la cámara instalada en la calle. También pretende que le revisen el despacho por la sospecha de una presunta existencia de micrófonos escondidos, mientras que de hecho hace semanas que dejó de circular con la custodia oficial.

En la otra vereda, el Gobierno mendocino desafió al vice a «que pueda probar» su denuncia.

«Pensé que era 28 de diciembre, que es el día en que se hacen los chistes», ironizó Jaque, además de dejar entrever una eventual segunda intención de Racconto en su accionar. «No hay mejor medio de tener protagonismo que trabajar», le aconsejó.

Según el mandatario, la decisión de colocar las cámaras en la vía pública apuntó a mejorar el «servicio a la comunidad, para brindarle seguridad». En esa línea, remarcó que la cámara ubicada frente a la oficina de su vice permitió esclarecer once casos de robos. «No voy a dar un mínimo paso atrás», adelantó Jaque.

Por su parte, el ministro de Gobierno mendocino, Mario Adaro, negó que exista una persecución contra Racconto y recalcó que deberá «dar sus fundamentos» ante la Justicia.

Contexto

La embestida de Racconto se da en el marco de un extendido paro de trabajadores judiciales que lleva ya cinco semanas, y de la salida del máximo tribunal mendocino por motivos jubilatorios de los ministros Aída Kemelmajer de Carlucci y Fernando Romano.

En la previa a su paso por la Justicia, Racconto había asegurado a medios locales que «necesitaba que se esclareza el hecho de tener en la ventana de mi oficina una cámara que gira en 360 grados». «Yo no sabía que la cámara se iba a ubicar en ese lugar», agregó.

También reveló que desde el pasado 7 de enero venía batallando -sin éxito- «en silencio» un cambio de custodia y explicaciones de Jaque sobre la ubicación de la cámara.

Racconto además aseguró que decidió denunciar el caso ante la Justicia luego de que una periodista le pidiera una entrevista para consultarlo sobre el presunto «espionaje». «La periodista tenía conocimiento de este tipo de hechos y eso me preocupó», dijo, y destacó su intención de «desterrar algunas metodologías, algunas formas de hacer política».

Dejá tu comentario