En la oscuridad, Gaza busca a sus muertos

Edición Impresa

Gaza - Una Gaza a oscuras, con las calles desiertas, sin agua ni electricidad, comenzó a identificar a sus muertos, mientras Israel prosigue los bombardeos aéreos.
La primera lista oficial de víctimas se difundió el miércoles por la mañana, con los nombres de 187 personas que perdieron la vida en los primeros dos días de ofensiva militar, una operación que ya va por su sexto día consecutivo y que dejó más de 400 muertos.
A media tarde, el vocero del Ministerio de Sanidad de Hamás en Gaza, Omar Al Naser, hacía público otro documento, con los nombres de 300 fallecidos. Las primeras estimaciones indican que alrededor del 40% de los muertos son civiles, informó el jefe de los servicios de emergencia de Gaza, Moaweya Hasanein.
Entre ellos están las tres niñas de la familia Hamadán. La madre de Lama, Haya e Ismail se culpa por haber pedido a sus hijos que salgan a tirar la basura. Un misil arrasó con los hijos de Laila y dejó un cráter de 10 metros de diámetro y cinco de profundidad.
Una vez que se determinen los nombres de todos los muertos, el Ministerio de Sanidad entregará una lista a las organizaciones humanitarias para que se tomen medidas legales contra Israel. Pero muchos habitantes en Gaza no piensan ahora en demandas internacionales sino en encontrar a sus familiares, para lo que recorren los hospitales leyendo con ansiedad las listas con la esperanza de no encontrar el nombre de sus seres queridos en ellas.
Desde que comenzaron los ataques, la mayoría de la población vive encerrada en sus casas, sin agua ni electricidad, y en la Franja sólo se escucha el sonido de los bombardeos, las ambulancias y los aviones sin piloto del Ejército de Israel, que sobrevuelan constantemente la zona.
Al caer la noche, las familias sólo atinan a reunirse en la habitación de su casa que consideran más segura. Sin víveres, con los precios disparados, cuando amanece los niños van a hacer cola para conseguir pan.
Desde el sábado, Gaza no tiene Policía, ya que sus agentes han sido uno de los principales blancos de los ataques israelíes, y tampoco puede recurrir al gobierno de Hamás, la mayoría de cuyos dirigentes están a la clandestinidad.
El caos en el territorio, la dramática situación en los hospitales, la alta cifra de víctimas y las dificultades de comunicación complicaron y ralentizaron la tarea de identificar los cadáveres y multiplicado la ansiedad de los palestinos que no podían saber qué había sido de sus familiares.
Agencia EFE

Dejá tu comentario