Enviado de Obama sólo hasta Aníbal F.

Edición Impresa

Tras la séptima visita de Hugo Chávez al país, el Gobierno reforzó los lazos bilaterales con Estados Unidos al recibir al máximo responsable de la diplomacia para América Latina, Arturo Valenzuela.

Gurú diplomático de los demócratas desde el Gobierno de Bill Clinton, Valenzuela se reunió durante 50 minutos con el jefe de Gabinete, Aníbal Fernández, quien explicó que el encuentro se produjo en un marco de «cordialidad y entendimiento». Sin embargo, todavía están latentes los roces por el manejo de la crisis en Honduras donde un golpe de Estado derrocó al presidente constitucional Manuel Zelaya.

La reunión se desarrolló en el despacho del jefe de Gabinete, ubicado en el primer piso de la Casa de Gobierno y el visitante fue acompañado por la embajadora de los Estados Unidos, Vilma Martínez; el ministro consejero, Thomas Kelly y el secretario de Asuntos Políticos, Ted Craig.

Más allá del caso hondureño, que Chávez facturó directamente a Washington, el Gobierno argentino no logró todavía que Barack Obama le conceda una audiencia privada, tal como ocurrió con el brasileño Luiz Inácio Lula da Silva y el mexicano Felipe Calderón, a Cristina de Kirchner. En esa lógica se entiende que la Presidente no reciba a Valenzuela, un secretario de Estado que por protocolo no está obligado a entrevistarse con la jefa de Estado. Sin embargo, su antecesor en el cargo, Tom Shannon, era recibido tanto por Néstor Kirchner como por su esposa cada vez que realizaba una visita a la Argentina.

«Tengo una agenda. Vamos a discutir asuntos internacionales, asuntos regionales, temas que tienen que ver con nuestra relación bilateral. Quizás haya temas que son distintos para cada país, pero sabemos que hay aspectos muy comunes entre todos los países que visitaré. Pero quiero aclarar que mi propósito fundamental será escuchar primero. Quiero conocer a mis contrapartes en estas capitales», explicó el enviado de Obama para América Latina antes de la reunión con el jefe de Gabinete.

Valenzuela inició así su primera visita a la Argentina con una reunión con Fernández en la que acordaron fortalecer las relaciones bilaterales. Los funcionarios de ambos países analizaron temas de interés bilateral y se comprometieron a renovar «aún más los lazos de amistad y cooperación».

La relación del Gobierno de Cristina de Kirchner con la administración de Obama también había registrado un cortocircuito en los últimos meses por el acuerdo entre Washington y Bogotá para el uso estadounidense de bases militares colombianas, rechazadas por la UNASUR.

El enviado estadounidense compartió además un almuerzo con el vicecanciller Victorio Tachetti, ya que Jorge Taiana se encuentra en la cumbre de cambio climático de Dinamarca. Luego disertará ante el Consejo Argentino para las Relaciones Internacionales (CARI) y brindará una recepción en la embajada de los Estados Unidos.

Valenzuela también tiene previsto encontrarse con referentes opositores como el vicepresidente argentino, Julio Cobos, y el jefe de Gobierno porteño, Mauricio Macri.

Dejá tu comentario