‘‘Estar en la Mesa de Enlace fue un costo’’

Edición Impresa

Con un fuerte sesgo autocrítico, el presidente de la Federación Agraria, Eduardo Buzzi, se refirió a los costos y beneficios de pertenecer a la Mesa de Enlace. En diálogo con Ámbito Financiero, el dirigente aseguró que estar «es un costo, pero tuvimos un beneficio conceptual», relativizó. El santafesino también habló del encuentro de los ruralistas con la cúpula de la Unión Industrial y las consecuencias de la fallida Ley de Arrendamientos.

Periodista: Esta semana se suman a la conferencia de los industriales en la UIA. ¿Es una nueva alianza?

Eduardo Buzzi: Vamos con la Mesa de Enlace a la conferencia anual industrial. En otra circunstancia no hubiese ido, pero en este momento entendemos que debe superarse la diferencia con las cúpulas empresariales para que se contenga a los gremios, a los credos religiosos y se posibilite una agenda común porque hay temas que hay que resolver de manera urgente, como la concentración. Además porque el Congreso, por sí solo, con la nueva conformación, no garantiza soluciones en estas condiciones adversas.

P.: Por estos días se vio con algunos desacuerdos a la Mesa de Enlace. ¿Se hace difícil seguir?

E.B.: Se sigue abordando en aquellas cuestiones donde hay acuerdo. Los límites se plantearon cuando se fue a Stroeder (uno de los distritos de la provincia de Buenos Aires que más sufrió la sequía. Primero fue Federación Agraria, luego Sociedad Rural y Confederaciones Rurales). Sabiendo eso no hay que poner pruritos, no hay que enterarse por los diarios, dijimos. Los puntos de acuerdo hay que resolverlos y plantearlos en la Mesa de Enlace.

P.: Desde el Gobierno plantean que el desacuerdo en la Mesa de Enlace impidió que saliera la Ley de Arrendamientos...

E.B.: Lo que plantean con respecto a arrendamientos es una caradurez, lo dicen como si tuviésemos capacidad legislativa, pero es porque ellos no quisieron hacerlo. La justificación es que es una decisión política de mantener los niveles actuales de neoliberalismo. No quisieron ordenar el sistema.

P.: Pero Federación Agraria quería la ley y el resto de la Mesa no...

E.B.: Es un costo para nosotros, pero tuvimos un beneficio en lo conceptual y es que se acepte la problemática y el desarrollo de las pymes rurales.

P.: El Gobierno los veía como amigos...

E.B.: Pero todo lo que reclamábamos fue insuficientemente discutido, se oponen desde el dogma. Lo que queremos es que los planteos no estén en manos de Kirchner, sino de la democratización. Ningún país deja liberado el uso de la tierra, y este Gobierno no quiso ordenarla.

P.: ¿Y cuáles fueron los beneficios?

E.B.: Como beneficios se logró una definición de que se debe segmentar la solución. Pero se hizo hincapié en algunos de los reclamos que se pueden presentar desde la Mesa de Enlace y ahora está aceptado. Pero no me hago cargo de no tener el desarrollo de la tierra, fue una decisión política de ellos (el Gobierno).

P.: ¿Cómo fue la reunión en el Ministerio de Agricultura el viernes pasado?

E.B.: La reunión estaba pautada para tratar temas como la emergencia agropecuaria, y el ministro (de Agricultura, Julián Domínguez) se ocupó de esto, como también de la reglamentación de la Ley de Emergencia Agropecuaria. Esto mejora lo que había, se agregan recursos, nos invitaron a conformar la comisión de emergencia agropecuaria, también fue (Mercedes) Marcó del Pont para dar detalles de lo que será el financiamiento, se habló de una mejora del instrumento, donde hubo una promesa del Banco Nación. Por la sequía se van a mejorar las condiciones con el fondo de garantía, más allá de los 500 millones (de la ley). En este sentido, la reunión mala no fue, pero las resoluciones son insuficientes.    

Entrevista de Lorena Hak

Dejá tu comentario