Fin del duranbarbismo: ahora sí se hablará de economía

Edición Impresa

• GOBIERNO CONFÍA EN UNA "PAX FINANCIERA" HASTA LAS ELECCIONES DE OCTUBRE
Mauricio Macri fiscalizará cada semana un nuevo “monitor” que mostrará cómo evolucionan los diferentes sectores. Construcción privada, el agro, automotrices y la obra pública a la cabeza.

Confiado en que ayer comenzó un nuevo y definitivo, al menos hasta el 22 de octubre, período de "pax financiera", el Gobierno ahora planifica un sendero económico más tranquilo hasta las elecciones legislativas. La convicción oficial es que las próximas semanas serán sensiblemente mejores, tanto en lo financiero como en lo económico, y que los candidatos de Cambiemos de todo el país tendrán mejores argumentos para defender la gestión macrista ante los electores. Y que, además, parte del crecimiento llegará a los sectores "hasta ahora postergados y que no se sienten parte del cambio" que tanto pregonaron los candidatos del oficialismo durante la campaña anterior a las Primarias Abiertas Simultáneas y Obligatorias (PASO). Lejos de la leyenda sobre la recomendación del máximo asesor del Gobierno en las campañas, Jaime Durán Barba, de no hablar de economía, hasta octubre se asegura en el macrismo que habrá datos positivos de sobra para mostrar. O al menos mucho mejores que los del período anterior a las elecciones que culminaron el domingo pasado. Esto invitaría a los candidatos a hablar con mayor entusiasmo de la recuperación y del crecimiento. El primer optimismo aparece en las dos variables más irreductibles antes de las PASO. Afirman desde el Ministerio de Hacienda de Nicolás Dujovne y el Banco Central de Federico Sturzenegger que el dólar se mantendrá bajo control hasta el 22 de octubre, luego de las tormentas que se vivieron desde que se conocieron los listados de candidatos el 13 de junio pasado. Se afirma que el buen clima de ayer continuará hoy cuando se sepa que una muy buena parte de la renovación de las Lebac será exitosa, y que habrá menos pesos "sueltos" disponibles para presionar sobre la demanda de dólares. Se confía en que el precio de la divisa se mantendrá controlado cerca de la premisa original de los 18 pesos, y que para diciembre la predicción del Rofex de 19,30 será una realidad. La otra variable que no traería problemas, al menos alarmantes, sería la inflación. Los datos de agosto serían similares (o menores) a los de julio (1,7%) y los de septiembre aún inferiores, con lo que los candidatos irían a las elecciones con una proyección anualizada de 20%0 o 21% para todo el 2017. Es el mismo dato que para las PASO, con la diferencia, afirman, que decirlo hacia delante sería más creíble.

Con estas dos variables bajo control sería el turno de blandir la planilla que más entusiasma al presidente Mauricio Macri: la carilla que enumera los resultados positivos de unos 25 diferentes sectores de la economía real y que tiene como usina el Ministerio de Producción de Francisco Cabrera.

Monitoreo

La última edición, con la que se fue a votar el domingo pasado, mostraba un crecimiento de 1,1% del PBI en el primer trimestre y de la salida definitiva de la recesión con la que asumió el macrismo, del aumento del 14% de la inversión real, y del 21,4% en el número de viajeros en el país. Se menciona el incremento de 8,8% en el consumo de internet, del aumento del 25% en las exportaciones "basadas en el conocimiento", del 25% de suba en las exportaciones industriales y del 39% de las ventas mayoristas. También de los créditos hipotecarios, que habrían llegado a los $4.000 millones; del incremento del 1,8% de la mejora en el salario real; del 67% de suba en la inversión pública; y del 10,3% de la construcción. Se enumeraban alzas en la producción automotriz (17,4%), metalmecánica (8,3%), alimentos y bebidas (3,9%), caucho y plástico (5,9%) y minerales no metálicos (2,7%). Finalmente, y como bajas en la producción, se reconoce la caída de los textiles (-9,4%) y el papel (-11,1%).

La confianza oficial es plena en que la próxima edición, que se presentará en horas, sumará datos aún más optimistas en la obra pública, el consumo, la producción agropecuaria, la producción y venta de electrodomésticos, línea blanca eléctrica y no eléctrica; y un alza exponencial en el otorgamiento de créditos hipotecarios. Sobre el salario, el "monitor" indicaría que según el INDEC, en el sector registrado experimentaron en mayo un alza del 1,7% contra abril, y de 11,6% en el año. Para el oficialismo este será el dato más importante para mostrar en campaña: afirmaría que los sueldos, este año, le irían ganando a la inflación y que 2017 terminaría con un aumento de las retribuciones públicas y privadas (al menos en blanco) luego de la caída que se registro en 2016.

Dejá tu comentario