Frederic Vs. Berni: cuarentena para aliviar o ultimar una relación en suspenso

Edición Impresa

Las diferencias entre los ministros de Seguridad aumentan y afecta al Conurbano. El nuevo llamado al aislamiento será clave para saber cómo continúan.

La visita de Luis Morales al Gran Buenos Aires no pasó desapercibida. Sobre todo después del cruce mediático entre la ministra de Seguridad de la Nación, Sabrina Frederic, y su par provincial, Sergio Berni. Con el fin de articular políticas de seguridad conjuntas, el subsecretario de Intervención Federal del Ministerio Nacional visitó Escobar y San Isidro y mantuvo sendas reuniones con los intendentes Ariel Sujarchuk y Gustavo Posse.

El descenso al territorio por parte de la cartera nacional se da en un marco de tensión que, lejos de disolverse, aumenta en consonancia con la cantidad de casos de Covid-19 que registra a diario el AMBA. Y pese a que en Nación ya tomaron recibo e intentaron bajarle el tono, las diferencias persisten.

La denuncia de Berni sobre la falta de ayuda de parte del Ministerio de Seguridad volvió a dejar en evidencia las diferencias siempre existentes entre el ala kirchnerista de la provincia y aquellos de línea directa al presidente de la Nación, Alberto Fernández. Con un perfil más bajo, pero sin esquivar la confrontación, Frederic no está acostumbrada a esquivar el golpe. Por el contrario, lo asimila. Y reacciona en consecuencia.

Con las declaraciones vertidas en las últimas horas sobre “salir de la queja y llevar tranquilidad a la gente” Frederic volvió a elevar el tono de la pelea en el ámbito mediático, un terreno que el ministro bonaerense conoce tan bien como las calles del propio Conurbano. “Sergio busca, y consigue. Así como lo que se le ve es la parte pasional, siempre está yendo un poco más allá de lo que muestra. Si él sale a jugar es porque lo están pinchando”, asegura un diputado bonaerense quien lo conoce de los años en el gobierno nacional.

El cruce de ministros no es nuevo. A menos de un mes de comenzado los nuevos gobiernos tanto en Nación como en Provincia, las diferencias quedaron claras. Berni no está acostumbrado a tener que dar explicaciones. Y sus aspiraciones personales no le permiten bajar el perfil en un momento en el que en la Provincia los hechos delictivos comienzan a aumentar producto de las consecuencias que derivan de la pandemia, como la cuarentena.

Pero en la pelea, Berni no la tiene fácil. La liga de intendentes que responde directamente a Alberto Fernández también se muestran en favor de la Ministra y las diferencias se profundizan en la zona más caldeada del país: el Conurbano. Todo quedó más claro hace unos días cuando un grupo de alcaldes salió a apoyar a Juanchi Zabaleta tras un cruce con Berni por redes sociales.

Se sabe, Berni es también el fusible necesario para conformar a propios y ajenos o, en todo caso, e incluso, para provocar preguntas cruzadas entre aquellos que se sitúan en contra de sus ideas. Como en sus últimas declaraciones cuando habló de Fase 0 y, como siempre, fue un poco más allá de una cuarentena que, a la vez, permitirá menguar, o terminar de romper, la relación con la Ministra a la que el Presidente le deposita toda su confianza.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario