Ganancias: Macri acaricia votos de Gobernadores PJ

Edición Impresa

• PRESIÓN SOBRE SOCIOS DE MASSA EN DIPUTADOS.
• EL BLOQUE KIRCHNERISTA VOTARÍA DIVIDIDO.
Casi una decena de mandatarios peronistas se habría comprometido a apoyar el dictamen del Gobierno en la sesión de hoy. Los une el pánico fiscal: desfinanciar cajas de provincias en año electoral.

Principio de acuerdo con los gobernadores peronistas para blindar con 129 votos el dictamen de la Casa Rosada que modifica el Impuesto a las Ganancias. Al menos media docena de mandatarios del PJ habría comprometido anoche el apoyo de sus diputados al dictamen del oficialismo para evitar que la iniciativa de Sergio Massa, con mayor costo fiscal para las provincias, desfinancie sus distritos en el año electoral.

En ese plano se movió ayer el ala política del Gobierno de Mauricio Macri. El jefe de Gabinete de ministros le dio atención personalizada al último gran desafío legislativo de la Casa Rosada. Marcos Peña viajó a Córdoba donde se reunió con el gobernador Juan Schiaretti junto al jefe del interbloque oficialista en Diputados, el radical Mario Negri. Rogelio Frigerio hizo ayer escala en su viaje a China y se mantuvo on line. Se contactó con los mandatarios provinciales y siguió su viaje al Lejano Oriente en búsqueda de inversiones destinadas no sólo al Gobierno nacional sino también a los gobernadores peronistas. El vice de Interior, Sebastián García de Luca, almorzó ayer al mediodía en la Cámara de Diputados con Emilio Monzó. Cambiemos estaba a unos 10 apoyos de alcanzar la cifra mágica de 129 votos a favor que blinden su dictamen de mayoría, donde se estipula una suba del 16% del mínimo no imponible del Impuesto a las Ganancias y la modificación de las escalas, congelada desde hace 16 años.

El oxígeno de votos llegó, justamente, desde Córdoba. Schiaretti estaría dispuesto a aportar media docena de diputados que respalden a la Casa Rosada a la hora de votar en el recinto. El Frente Cívico de Santiago del Estero, vía Gerardo Zamora, aportaría otra media docena. Pero la estrategia estuvo centrada en desangrar al bloque massista. No sólo a través de su aliado, Schiaretti, que ayer recibió a Peña y a Negri, sino también a través de los diputados de Chubut. Anoche entró en la negociación el decreto de Mauricio Macri que eliminó el sistema de reembolsos para puertos patagónicos. El gobernador del Chubut, Mario Das Neves, -también aliado de Massa- criticó con dureza al Presidente y pidió que el Congreso se pronuncie al respecto. El Gobierno, a su vez, espera una muestra de gentileza de los diputados de Das Neves. Dar y recibir.

El kirchnerista Frente para la Victoria podría sufrir hoy en el recinto una implosión de fin de año. En ese espacio, los gobernadores peronistas se mueven con autonomía y por encima de las directiva de Cristina de Kirchner y de Héctor Recalde. Ya dieron muestras de su desobediencia durante la votación del Presupuesto 2017. Y ahora el Poder Ejecutivo Nacional les recuerda que, de acentuarse la reducción del Impuesto a las Ganancias también en sus distritos, serán víctimas de un delicado pasivo fiscal justo en el año electoral. Algunos mandatarios peronistas, que tiene sus diputados en el bloque FpV, ya entendieron el mensaje. Se trata de Juan Manzur (Tucumán), Gustavo Bordet (Entre Ríos), Domingo Peppo (Chaco) y Sergio Casas (La Rioja). El misionero Hugo Passalacqua, que ya retiró a sus legisladores del FpV para formar bancada propia, podría aportar tres votos más. A ellos se sumaría Schiaretti y también el salteño Juan Manuel Urtubey, quien deberá alinear a los diputados de su provincias amotinados en el dictamen de Massa.

Darío Giustozzi, otro exsocio de Massa, maneja cuatro votos. También entabló contacto directo con los despachos de la Casa Rosada. El bloque más duro para negociar era, hasta anoche, el justicialista disidente del sindicalista Oscar Romero (SMATA), adherido al dictamen de Massa. El FpV de Recalde celebró ayer por la tarde reunión de bloque. La bancada cruje en cada votación, sufre ausencias y, para no romperse, debe tolerar que los diputados de las provincias se muevan free lance.

La intersección de conjuntos políticos entre la Casa Rosada y los gobernadores PJ, en la negociación de ayer, fue el déficit fiscal. Los mandatarios temen que, en caso de salir rechazado el proyecto de Cambiemos, la iniciativa de Massa pase al Senado y se vean obligados a votar en contra de la baja del Impuesto a las Ganancias. Un costo político y fiscal que no están dispuestos a asumir.

La sesión arrancará con el debate del dictamen de mayoría impulsado por Cambiemos y si ese despacho no reúne los votos se pasará a votar la propuesta del FpV-PJ, mientras que si ese también fracasa se abordará la del massismo. "Es un final abierto: ninguno tiene una mayoría propia y nosotros no cerramos los canales de diálogo", aseguró el presidente de la comisión de Presupuesto de la cámara baja, Luciano Laspina ((PRO) .

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario