Gas pimienta

Edición Impresa

Mientras el Senado comenzaba a sesionar para debatir la ley que traspasa los fondos judiciales del Banco Ciudad al Nación, los empleados de la entidad arrancaron con el tramo más complicado de la protesta en contra de esa norma que sostuvieron durante toda la semana.

El centro de la protesta ayer estuvo frente al Senado, específicamente en la esquina de Entre Ríos e Hipólito Yrigoyen, donde hubo vallas derribadas y enfrentamientos con la Policía.

El momento más duro fue justo cuando les anunciaron en la plaza que los senadores habían llegado al quórum y comenzaba el debate de la ley.

Curiosamente, para un Gobierno que hace gala de su política de no criminalizar la protesta social, ayer los empleados del Ciudad fueron recibidos con gas pimienta por la Policía en su intento por dispersarlos.

El ambiente se había calentado un poco antes cuando los empleados comenzaron a bañar a huevazos la fachada del Senado. Venían, muchos de ellos, de un corte en Corrientes y Uruguay (donde está la sucursal de Judiciales del Ciudad) marchando con las banderas: «Yo defiendo al Banco Ciudad».

Dejá tu comentario