Gobernadores también cuestionan datos de pobreza del Indec

Edición Impresa

La medición de los índices de pobreza e inflación se mantiene contradictoria entre el Instituto Nacional de Estadística y Censos (INDEC) y los organismos provinciales. A pesar de los intentos de regularizar los datos cuestionados desde la intervención del secretario de Comercio Interior, Guillermo Moreno, ahora la discusión por el número de pobres entró en la escena. Mientras tanto, los gobiernos provinciales

-con matices según su cercanía con los Kirchner- intentan dar con datos que reflejen la realidad, y los que no tienen registros propios se lanzan tímidamente a la tarea: Mendoza, San Juan, Chubut.

En Santa Fe y en San Luis se publicó el Índice de Precios al Consumidor del mes de agosto. Estas provincias, junto con otros pocos distritos, como Misiones o Tierra del Fuego, continúan con la difusión de datos propios. En ambos casos, la inflación duplicó a la publicada para GBA elaborada por el INDEC.

En Santa Fe, el aumento de los precios en agosto fue del 1,5% contra el 0,8% del IPC-GBA. En el aglomerado Santa Fe fue del 1,2%, y en el de Rosario, del 1,6%, según la medición hecha por el Instituto Provincial de Estadística y Censos (IPEC).

El IPC-San Luis registró en agosto una suba del 1,9% con respecto al mes anterior. Con esta última medición, también se hace notar que la inflación creció un 9,9% con respecto a diciembre de 2008, y en términos interanuales un 13%.

Análisis

En medio de la crisis entró en debate la pobreza, y fue el propio gobernador santafesino, Hermes Binner, quien cuestionó las cifras difundidas por el INDEC. Vinculó la situación al conflicto del Gobierno nacional con el campo y a las consecuencias de la sequía en la región. «Éste es el resultado. Una desigualdad flagrante que nos hace uno de los lugares más desiguales», y agregó que en la provincia aumentó la ayuda social y que «en los hospitales no faltan medicamentos».

Las mediciones nacionales indican que la pobreza bajó al 13,9%; y la indigencia, al 4%. «Los números del IPEC son más confiables que los del INDEC», sentenció Binner al respecto.

El ministro de Desarrollo Social santafesino, Pablo Farías, tampoco acordó con los números que a nivel nacional intentan reflejar la pobreza. «No es lo que nosotros percibimos y tampoco lo que se ve en general», dijo.

El funcionario socialista estimó que «hay una dificultad en la forma en la que el INDEC establece sus mediciones de la canasta básica, con productos de primera necesidad que no sufren variaciones en los últimos tres años. Se trata de una desactualización que distorsiona el ingreso y hace ver que la pobreza no aumenta».

En cambio, aseguró que el Gobierno provincial cuenta con «los registros de aumento de la demanda social en las distintas oficinas de la provincias. También de parte de las instituciones». Aunque admitió: «No estamos en una situación de desborde, pero la crisis nos golpeó, sobre todo en algunos sectores», sostuvo.

La provincia, tal como aseguró Binner, padece graves problemas de exclusión. En este sentido, Farías señaló: «Tenemos números de encuestas privadas que señalan un 28 por ciento (de pobres), es decir, que tres de cada diez personas están atravesando una situación de necesidad o precariedad».

Dejá tu comentario