Gobierno porteño, en la guerra contra amparos

Edición Impresa

El Gobierno porteño apelará el fallo que suspendió el aumento de la tarifa de los subterráneos, que debía aplicarse ayer, en medio de la furia de los funcionarios contra lo que consideran "abuso" del recurso de amparo. Mientras Mauricio Macri aún no regresó de Roma, fueron el jefe de Gabinete, la vicejefa de Gobierno y el ministro de Hacienda, entre otros, quienes se manifestaron en ese sentido, contra una medida a la que recurre la oposición en todos los gobiernos. Tanto querría Macri, como lo ha dicho Cristina de Kirchner, una corrección que acote esa posibilidad.

El descontento en el PRO es tal contra los amparistas, que desempolvó un proyecto de ley que no prosperó el año pasado en la Legislatura porteña, para reciclarlo con correcciones e intentar sancionar la norma que acotaría las cautelares que dictan los jueces. La idea es que solamente se habiliten ante la supuesta posibilidad de un peligro "sobre la seguridad, la salud o la vida de las personas".

La Justicia porteña suspendió la suba del pasaje de subte de $ 2,50 a $ 3,50, al dictar una cautelar en respuesta al amparo presentado por el legislador Alejandro Bodart (MST-Proyecto Sur). Ayer, el Gobierno porteño presentaba en el juzgado la documentación requerida para justificar el aumento, y anticipó la apelación.

Los cálculos del PRO son que, por cada día que la concesionaria Metrovías no recauda la suba, "se pierden $ 900 mil", es decir un peso por pasajero, que deben salir del presupuesto porteño para subsidiar a la empresa en sus gastos operativos. De otra manera, según la vice María Eugenia Vidal, el pasaje debería costar $ 6,10.

"Es importante que los ciudadanos sepan que los $ 3,50 representan poco más de la mitad de lo que cuesta el subte en realidad. Ni siquiera tiene en cuenta la plata que hay que poner para cambiar los vagones, para obras, para la reforma de los talleres para la seguridad de los trabajadores", explicó Vidal y dijo que "hay una suerte de abuso de este tipo de recursos", en referencia a los amparos.

Horacio Rodríguez Larreta, por su parte, reiteró que apelarán, de ser necesario, la medida judicial y que " no nos van a parar, ya que nosotros no tenemos el Banco Central para dar subsidios".

El ministro de Hacienda, Néstor Grindetti, directamente consideró que en la Ciudad de Buenos Aires "hay una industria del amparo" y criticó a la oposición por lo que entiende es un abuso del recurso.

Macri, cuando el martes se encontraba en Roma presenciando la asunción del papa Francisco, se enteró de la medida y consideró que "nos ponen palos en la rueda" con las demandas judiciales.

El juez en lo contencioso Administrativo y Tributario porteño, Pablo Mantaras, dictó la cautelar que suspendió la suba del pasaje en los subterráneos y le otorgó dos días al Gobierno porteño para que presente documentación que avale el aumento.

"Se va a demostrar que el aumento está más que justificado", subrayó Vidal, aunque en la administración temen que el fallo vuelva a perjudicar la aplicación del aumento de la tarifa .

Sobre el tema también salió a dar su opinión el titular de Subterráneos de Buenos Aires (SBASE), Juan Pablo Piccardo, quien confió que el magistrado resolvería la situación de fondo "entre hoy y mañana".

"Recibimos ayer (martes) a última hora la comunicación del juez y le estamos remitiendo la información, que evidentemente no tenía", afirmó el funcionario ante las radios.

Piccardo aseguró que se realizó "un estudio muy riguroso" sobre los costos del servicio, antes de decidir el aumento y recordó que con la nueva tarifa de $ 3,50 "el Gobierno porteño estará subsidiando casi el 50 % del pasaje".

El Gobierno porteño se hizo cargo del control de la concesión del subterráneos en enero pasado, mientras que en 2012 ya había dispuesto el aumento de $ 1,10 a los $ 2,50 que sale actualmente el viaje. Una ley que determinó las condiciones de la transferencia del servicio, también dispuso aumentos de impuestos y peajes para el mantenimiento del transporte ya que el Gobierno nacional dejaba de subsidiar los subterráneos porteños.

Dejá tu comentario