17 de septiembre 2009 - 00:00

Grave: crece el hambre y retrocede la ayuda

Una mujer se retira de un centro de distribución de comida en Kandaro, una localidad paquistaní.
Una mujer se retira de un centro de distribución de comida en Kandaro, una localidad paquistaní.
Londres - La ayuda alimentaria mundial es la más baja en los últimos veinte años a pesar de que la hambruna en el mundo alcanzó su nivel más alto de la historia, con más de 1.000 millones de personas afectadas, denunció ayer Josette Sheeran, directora ejecutiva del Programa Mundial de Alimentos de la ONU (PMA).

De acuerdo a la funcionaria, que habló ayer al celebrarse el Día Mundial de los Alimentos, el organismo enfrenta su mayor desafío para dar respuesta al flagelo.

«El problema con la crisis alimentaria y la crisis financiera es que silenciosamente se han impregnado en el mundo y afectan a mil millones de personas de las más pobres, que han sido afectadas con dureza debido a que son las más vulnerables», declaró Sheeran en Londres.

La experta subrayó que el número de personas que sufren de hambruna superó este año la marca de los 1.000 millones por primera vez en la historia, y agregó que el PMA cuenta con un tercio del financiamiento que necesita para alimentar a 108 millones de personas este año.

El organismo ha confirmado fondos por u$s 2.600 millones para un presupuesto que debería contar con 6.700 millones en 2009.

Mensaje

Sheeran indicó además que sólo se necesitaría el 0,01% del dinero destinado a resolver la crisis económica internacional para erradicar la crisis alimentaria en el mundo.

La funcionaria de la ONU planea llevar su mensaje de ayuda urgente a la Asamblea General de Naciones Unidas, como también a la cumbre del G20 en Pittsburg, Estados Unidos, que se llevará a cabo del 24 al 25 de septiembre próximos.

«Querríamos ver una posición concreta. Necesitamos la determinación acerca de que la emergencia que tendremos en los próximos dos años será resuelta», agregó.

Según Sheeran, el PMA necesitará otros 6.700 millones de dólares para el próximo año si busca resolver la crisis de los alimentos.

La entidad ayuda a aquellos con más necesidades, un 10% del total de los afectados por hambrunas.

La experta de la ONU explicó que este año, el organismo planea llegar con su ayuda a un 8,5% de los necesitados y agregó que el PMA debió recortar raciones a países en crisis debido a la falta de financiamiento. En ese sentido, confirmó que para octubre la organización planea reducir las raciones en Kenia, donde las sequías y los altos precios de alimentos empujaron a más de 4 millones de personas más a la pobreza.

En Guatemala, donde el PMA provee de ayuda a unos 100.000 niños y 50.000 mujeres embarazadas, el programa de asistencia «pende de un hilo», mientras que en Bangladesh, el organismo sólo llega a un millón de los cinco que deberían recibir alimentos.

Sheeran informó que los casos más preocupantes son aquellos de mujeres embarazadas, en período de lactancia y los niños menores de dos años.

La funcionaria destacó también que Estados Unidos, Canadá, Australia, Gran Bretaña y la Unión Europea (UE) han liderado en donaciones al PMA.

«Lo que realmente necesitamos es que ellos sigan por ese camino», sostuvo Sheeran, al aclarar que Estados Unidos aumentó este año su asistencia en ayuda alimentaria de emergencia.

En ese sentido, el Departamento de Desarrollo Internacional británico informó que Gran Bretaña destinó este año al PMA 70 millones de dólares, comparados con los 169 millones que había donado en 2008.

El año pasado el organismo de la ONU recibió 5.000 millones de dólares de donaciones voluntarias.

Agencias ANSA y Reuters

Dejá tu comentario