Gremio de jueces logró control de Magistratura

Edición Impresa

El juez federal de Córdoba Alejandro Sánchez Freytes será el presidente del Consejo de la Magistratura durante 2014. Tal como adelantó este diario, es una victoria para el gremio de jueces y un duro revés para el kirchnerismo que hace tan sólo una semana tenía la situación controlada como para designar al titular del cuerpo que selecciona y remueve a los magistrados. Ayer los consejeros oficialistas cambiaron la táctica: ante la derrota segura, en lugar de cancelar el plenario decidieron plegarse a la oposición y votar a Sánchez Freytes. Es una buena noticia para ciertas vocalías de la Corte Suprema de Justicia y al mismo tiempo una señal sobre la conducta que expondrá el oficialismo en el Consejo a lo largo del año. El camarista del fuero federal en lo Civil y Comercial, Ricardo Recondo, en tanto, es el nuevo vice.

El presente que asume Sánchez Freytes no es idílico ni mucho menos. El Consejo tiene diversas complicaciones de índole económico, una demora absoluta en los concursos para cubrir vacantes y una problemática que tuvo su origen en la reforma judicial que el kirchnerismo votó en el congreso: las leyes referidas al Consejo están en parte vigentes y en parte anuladas producto de una serie de fallos de la Corte.

Juez de la lista bordó, de perfil crítico a la política judicial del Gobierno, su llegada a la presidencia tuvo el apoyo en todo momento de Luis María Cabral, jefe de la Asociación de Magistrados, quien ayer le comentó su decisión al ministro de Justicia Julio Alak y tuvo una respuesta favorable. Es entendible: el juez tiene perfil moderado y su elección es preferible a otros más exacerbados que tenían en mente ir por la presidencia.

El único que dejó de acompañar a Sánchez Freytes fue su par, el camarista Mario Fera. El problema no era tanto el juez cordobés, sino que Fera se resistía a votar a Recondo por una serie de entuertos que arrastran de la Asociación de Magistrados: Fera es de la lista celeste y Recondo es bordó.

Este juez se encuentra en un verano implacable. En diciembre logró designar como presidente de la Cámara Civil y Comercial a Francisco De las Carreras. Le explicó a sus pares que el desembarco de Julián Álvarez y Eduardo de Pedro en la Magistratura era mala señal para un camarista cuestionado por el Gobierno como De las Carreras (falló contra la ley de medios) y que era conveniente ungirlo como presidente. Luego protagonizó todo tipo de conversaciones sobre la presidencia del Consejo. Varios opositores le pidieron su voto pero a todos los despachó con la máxima: "Sólo votaré a un juez". Finalmente ayer por la tarde cuando la reticencia de Fera hacía tambalear la designación de Sánchez Freytes (el camarista laboral habría votado sin problemas al diputado de la UCR Oscar Aguad como vice), Recondo se puso firme y se negó a abandonar la vicepresidencia.

El corolario llegó a los pocos minutos cuando todo el kirchnerismo avaló a Sánchez Freytes pero también a Recondo, el mismo a quien en 2012 acusaron una y otra vez de haber viajado a Miami invitado por un think thank que tenía financiamiento por parte de Cablevisión cuando él era uno de los jueces que debía tratar la ley de medios.

Fera es un actor de esta trama que merece analizarse. Desconfiado, acostumbrado a responder con evasivas, imprevisible en sus decisiones, a veces cerca del oficialismo y otras de la oposición, tuvo la audacia de imaginar que podría encumbrar como presidente a un legislador opositor ya que su voto, siempre tan volátil, lo acostumbró inclinar la balanza y a escuchar siempre distintas solicitudes. Ayer cuando se enteró que Recondo era el candidato a vice se levantó del plenario y demoró el final tres horas y media.

El ocaso de ayer lo encontró en una soledad inesperada. Cuando el oficialismo se resignó a votar a Sánchez Freytes las acciones de su voto se desplomaron y ni siquiera asistió al plenario de la votación. Sin posibilidad de renovar su asiento, le quedan meses en el cuerpo colegiado que los deberá transitar con un dilema incómodo: por ideas y conducta preferiría ser un opositor feroz de la formula que manejará el Consejo pero sabe que esto le traerá inconvenientes si aspira a otras campañas de la política de los jueces ya que lo hará ver como un juez demasiado cercano al oficialismo.

El martes por la tarde les dijo a sus colaboradores y a otros consejeros que desde la Corte le solicitaban votar a Sánchez Freytes. "Me apretaron", les explicaba indignado. Sin embargo en la oficina de Ricardo Lorenzetti dijeron, a quien preguntara, que nunca estuvieron reunidos con Fera.

El Gobierno mantendrá una cuota de poder en las comisiones: De Pedro presidirá Selección y la senadora Ada Iturrez de Capellini, Acusación. En tanto, Fera retendrá la comisión de Administración y el abogado Daniel Ostropolsky (fallido candidato a la presidencia luego de una intervención fugaz de Ernesto Sanz y de Julio Cobos) se hará cargo de Reglamentación. Cuando el kirchnerismo dudaba si plegarse a la dupla Sánchez Freytes-Recondo hubo una llamada de urgencia a Olivos. Luego los consejeros K hablaron con el camarista bordó en privado. Cuando este regreso a los pasillos estaba exultante: "Listo, yo voy a ser el vice porque la Presidente en persona lo acaba de aprobar". Una frase que anoche propiciaba distintas interpretaciones, todas ligadas a las novedades de los últimos días que encuentran a funcionarios y exfuncionarios con dificultades en el fuero federal.

Dejá tu comentario