Guiño a Macri: Senado activa Presupuesto 2019 en una histérica sesión

Edición Impresa

Oficialismo, un PJ dividido y silvestres provinciales aseguraban adhesiones necesarias. Dos proyectos tributarios volverán a Diputados y serán ley el miércoles próximo. Insólitas dudas del radical Eduardo Costa.

Peronistas con lanzamiento olímpico de venenosos dardos hacia el interior del propio bloque, citas a Juan Bautista Alberdi que lesionan su memoria, discursos anticipados de campaña y, sobre todo, alto desconocimiento de lo que se trataba en el recinto. Así se puede resumir la sesión especial que al cierre de esta edición mantenía el Senado para sancionar, durante la madrugada de hoy, el Presupuesto 2019 y un pack impositivo con el que Mauricio Macri logrará dar señales de gobernabilidad hacia Wall Street y al establishment local.

Oficialismo, una porción de un endeble peronismo y silvestres provinciales sostenían un piso de 40 votos para aprobar, sin molestias, el combo de leyes. Anoche, el interbloque Cambiemos irradiaba furia contra el radical Eduardo Costa (Santa Cruz), quien jugaba a las escondidas en cuanto al apoyo al Presupuesto por supuestas promesas no cumplidas en la provincia que maneja Alicia Kirchner, quien a su vez recibió millonadas extra de parte de Macri. El ministro del Interior, Rogelio Frigerio, tuvo que recibir anteayer al legislador para evacuar dudas que aún persistían al cierre de esta edición. También dialogó en las últimas horas con fueguinos que responden a la mandataria Rosana Bertone -pasó del kirchnerismo al peronismo y ahora se unió al camporismo de Ushuaia- y Nación otorgó beneficios impositivos para pelear dos votos extra.

Antes de iniciarse el debate del combo de leyes, que abulta cuentas nacionales y provinciales por suba de impuestos y el freno a la rebaja de tributos locales (ver aparte), el peronismo dio su primer pincelada de trifulca doméstica: el formoseño José Mayans se quejó estar en una sesión especial y no en ordinaria, lo que hubiese habilitado la discusión por el Fondo Federal Solidario -más conocido como "Fondo Sojero"- que Macri dinamitó vía DNU.

Después, Mayans direccionó la mira en el jefe del PJ, Miguel Pichetto. Pese a continuar en el bloque y no seguir los pasos de los tucumanos José Alperovich -quien saludó de manera afectuosa a su expresidente de bancada- y Beatriz Mirkin, el formoseño aseguró que en ningún momento se propuso una "revolución comunista ni anárquica, sino justicialista" sino la defensa de intereses de gobernadores por el Fondo Sojero, y descartó la utilización del "traje cubano para bajar de Sierra Maestra". Por último, remató: "Faltamos a nuestra palabra"

Con la ley de gastos sobre la mesa de discusión, el presidente de la comisión de Presupuesto y Hacienda de la cámara alta, el papal Esteban Bullrich (PRO), señaló que "es falso que ordenar el Estado sea ajustar oportunidades y también lo es utilizar recursos infinitos". Luego mencionó a Alberdi en cuanto al ahorro y recordó que en los últimos 100 años, 89 tuvieron déficit fiscal. El senador sí reconoció el aumento en los impuestos que había prometido no tocar el Gobierno y agregó que "gobernar no es dar trabajo, sino crear las condiciones para que se cree trabajo". En esa línea, dijo que la Argentina tiene "el doble de empleados públicos que Italia, y reconocer eso nos va a ayudar a todos para que haya verdad".

Desde el cristichavismo, Marcelo Fuentes marcó tres ejes para criticar del plan de Cambiemos desde que asumió Macri: el quite de trabas que dificultaban el acceso al mercado externo -"lo único que pretendía era el pago de cuota de ingreso a un nuevo ciclo de endeudamiento y vasallaje", apuntó-; la "eliminación de plazos de permanencia de capitales especulativos en el país"; y una eliminación de subsidios que "trajo como consecuencia la dolarización de tarifas" y una "transferencia brutal" de recursos hacia las empresas involucradas en ese sistema.

Fuentes también destacó: "Es imprescindible que un presupuesto tenga competencia popular, es una lealtad del contrato electoral en cuanto a qué te comprometiste a hacer y qué estás haciendo. Esto es central y es claro que Cambiemos ofrece más ajuste y precarización y no es una interpretación caprichosa, ya que surge de los propios números que plantea. Los supuestos de 2018 los trituraron y el actual presupuesto fue el más breve de la historia Argentina".

Quien acompañó por fuera de Cambiemos y el PJ fue Lucila Crexell (Movimiento Popular Neuquino), quien no ahorró críticas a las cifras que vendió el oficialismo durante este año y las proyectadas para el año próximo. "Más que un programa económico, esto muestra enormes deficiencias", expresó la legisladora, quien rechazó el aumento de inflación por el "impacto en sectores vulnerables" y los cambios en tributos votados el año pasado. Y finalizó: "Es cierto que avanzar con la ley de gastos da señales de gobernabilidad, pero falta credibilidad aquí por el valor de la seguridad jurídica. No es saludable la modificación compulsiva de leyes".

Dejá tu comentario