Hombres de News Corp. coparon la vocería policial

Edición Impresa

Londres - Diez de los 45 miembros del Departamento de Comunicación de la Policía Metropolitana de Londres (Scotland Yard) trabajaron en algún momento para News International, la filial británica del imperio de Rupert Murdoch, incluyendo News of the World, el medio donde se produjo el escándalo de las escuchas.

«Creo que hay diez miembros del Departamento de Comunicación que trabajaron para News International en el pasado, algunos de los cuales eran periodistas», dijo ayer el renunciado jefe policial, Paul Stephenson, al ser interrogado por un diputado de la Comisión de Interior de la Cámara de los Comunes.

Quien fue hasta el domingo el jefe de Scotland Yard fue largamente interrogado por los once diputados de la comisión, en relación con el contrato firmado en 2009 con el otrora editor adjunto del tabloide, Neil Wallis, co-mo asesor de relaciones

públicas.

Wallis fue detenido el jueves en el marco del escándalo de las escuchas telefónicas, que compromete al imperio Murdoch, a Scotland Yard, cuyos números uno y dos renunciaron, y al propio Gobierno conservador.

Además de Wallis, Scotland Yard contrató a su hija Amis, recomendada por John Yates, jefe de la Policía antiterrorista y número dos de Scotland Yards, quien dimitió el lunes.

El domingo, al renunciar, Stephenson había hecho una relación entre el contrato de Wallis por sus servicios y el de Andy Coulson, jefe de redacción de News of the World en la época que se efectuaron las escuchas, contratado luego por el premier David Cameron como vocero tras su renuncia al periódico.

«Contrariamente a Coulson, Wallis no dejó News of the World, y, en mi conocimiento, no estuvo de ninguna manera mezclado a la investigación inicial sobre las escuchas telefónicas», había destacado Stephenson, al parecer queriendo comprometer al premier.

En su declaración de ayer, Stephenson explicó que no quiso comprometer a Cameron. «No estaba golpeando al primer ministro», afirmó.

«Yo no puedo controlar la forma en que los medios de comunicación interpretan las cosas. Lo que digo aquí y ahora es que no fue un ataque personal contra el primer ministro», agregó. Un clásico.

Stephenson aseguró no haber sabido de ningún delito cometido por Wallis y señaló que decidió presentar su renuncia para impedir que las conjeturas en torno a su labor pudieran perjudicar los preparativos de la seguridad de cara a los Juegos Olímpicos de Londres de 2012.

Agencias AFP, EFE y DPA

Dejá tu comentario