11 de noviembre 2016 - 23:54

Ideal: especialista en reglas fiscales, distinguida en EE.UU.

• ARGENTINA MARINA HALAC OBTUVO PREMIO "ELAINE BENNETT" DE AMERICAN ECONOMIC ASSOCIATION
Es profesora en Columbia y Warwick. La distinción fue por “sus contribuciones a la teoría microeconómica y al entendimiento de los incentivos dinámicos”. Cómo sería control a gasto.

Marina Halac
Marina Halac
 Marina Halac acaba de ser distinguida con el "Elaine Bennett Research Prize" por la American Economic Association, la organización creada hace 130 años en Estados Unidos para promover la discusión y publicación de investigaciones económicas. El premio se otorga cada dos años a las sobresalientes contribuciones a la economía que hayan efectuado jóvenes mujeres. "Me gradué como licenciada en Economía en la Universidad del Cema en diciembre de 2001; ¡no era el mejor momento para recibirse y buscar trabajo!" señaló a Ambito Financiero. En marzo de 2002 emigró a Washington para trabajar en el Banco Mundial. La situación en la Argentina hizo que sus primeras investigaciones fueran sobre las crisis financieras junto con Sergio Schmukler. Casada con Guillermo Noguera, con quien cursó en la UCEMA, fue a la Universidad de California, Berkeley a completar su doctorado. "Ahí fue cuando encontré mi pasión por la teoría microeconómica, particularmente teoría de contratos y teoría de juegos, que es mi especialidad" señala.

En 2009 culmina el doctorado y ese año comenzó como profesora en la Universidad de Columbia en Nueva York. Desde 2013 también tiene una posición en la Universidad de Warwick en Inglaterra en donde también se desempeña Noguera.

Periodista: ¿En qué áreas se concentró para sus investigaciones?

Marina Halac: Mis trabajos son en teoría de contratos y teoría de juegos. Estudió situaciones en las que diferentes partes, como un principal y un agente, interactúan estratégicamente, cada uno tratando de obtener un beneficio propio y tomando decisiones que afectan al bienestar del otro. Mi foco es en entender cómo los incentivos dependen del contexto en el que interactúan, y qué tipo de contratos pueden usarse de forma de hacer la relación más productiva. En particular, he desarrollado modelos teóricos para analizar cómo la información que cada uno de estos individuos tiene disponible afecta a sus incentivos, y la forma en que esta información y por lo tanto los incentivos cambian dinámicamente en el tiempo a medida que la relación avanza.

La American Economic Association señaló que la distinción a Halac fue por sus contribuciones a la teoría microeconómica y al entendimiento de los incentivos dinámicos y problemas de agencia. Un ejemplo es el trabajo que desarrolló en su tesis, que puede aplicarse a la relación entre un empleador y un trabajador. Halac sostiene que un aspecto importante es que el empleador suele tener más información que el trabajador sobre el beneficio de continuar la relación laboral, y por lo tanto sobre su interés en cumplir con promesas que le ha hecho al trabajador, como bonos monetarios que muchas veces son discrecionales. "Por supuesto que un trabajador no va a querer poner mucho esfuerzo en su trabajo si duda que el empleador va a recompensarlo como prometió; el trabajador va a ir aprendiendo sobre las intenciones del empleador a medida que la relación evoluciona y el empleador toma decisiones", agrega. "Esto implica que la asimetría de información entre estas dos partes va a ir cambiando en el tiempo, y cómo va cambiando depende de cómo las partes estructuran su relación" concluye.

P.: ¿Cuáles son otros economistas que influenciaron tus papers?

M.H.: Mi licenciatura en el Cema, mi trabajo en el Banco Mundial, mi doctorado en Berkeley, y mis años como profesora en Columbia y Warwick, todas han sido experiencias muy ricas. Aprendí mucho de mis tutores de tesis en Berkeley, Ben Hermalin, Steve Tadelis y Shachar Kariv, y de mis coautores, con quienes me encanta trabajar. Y en cuanto a los temas que estudio, los dos premios Nobel de economía de este año, Bengt Holmstrom y Oliver Hart, han hecho contribuciones importantísimas a la teoría de contratos que han sido una base y fuente de inspiración.

P.: ¿Volverías en algún momento a la Argentina?

M.H.: No está en mis planes por ahora, si bien extraño a mi familia y a amigos. Hace ya mucho que nos fuimos y tenemos armadas nuestras vidas afuera. También para mi trabajo es conveniente estar en EE.UU.; la gran mayoría de las conferencias y seminarios académicos a los que voy se organizan aquí, y mis coautores (en su mayoría) están aquí también.

Prudentemente evita responder sobre la economía argentina hoy, dado que no está bien inmersa en cuestiones domésticas. Pero un aspecto importante de su investigación, versa sobre las reglas fiscales, tema por demás recurrente en el país.

P.: ¿Qué avances hay en ese sentido?

M.H.: Hay dos objetivos que están en conflicto. Uno es dar flexibilidad para que los gobernantes usen el gasto público cuando la economía lo necesita, y el otro es prevenir que los gobernantes abusen del gasto ya que le dan menor importancia a la deuda que queda para el próximo Gobierno. Dados estos dos objetivos, una regla fiscal óptima va a permitirle al Gobierno que tome decisiones de gasto según la información que el Gobierno tiene sobre el estado de la economía, pero hasta un cierto punto -por ejemplo con un límite al gasto que se puede hacer anualmente, o poniendo un límite al déficit o a la deuda. De hecho vemos que muchos países en las últimas décadas han adoptado reglas fiscales de este tipo.

P.: ¿Cómo sería?

M.H.: Con mi coautor Pierre Yared, una pregunta que hemos estudiado tiene que ver con las cuestiones dinámicas. Si un país entra en recesión hoy, lo más probable es que necesite un mayor gasto público no sólo hoy sino por un tiempo, hasta que la economía se recupere. Esto tiene consecuencias sobre cómo estructurar las reglas fiscales, porque idealmente quisiéramos que el nivel de flexibilidad ajuste dinámicamente. Pero hay que tener en cuenta cómo cambios en la flexibilidad que se le da al Gobierno mañana afectan los incentivos a abusos mañana y también hoy y en períodos previos. Otra pregunta que hemos analizado es cómo se diferencian las reglas fiscales según si los países las eligen individualmente o de forma conjunta, como sería en la Unión Europea donde hay coordinación de políticas fiscales. Algo interesante que encontramos es que bajo ciertas condiciones, la regla óptima para el conjunto provee mayor flexibilidad de lo que cada país individual quisiera permitirse, lo cual puede explicar algunas cosas que vemos en la Union Europea. Finalmente, en nuestro último trabajo desarrollamos un modelo que también puede aplicarse al diseño de reglas fiscales, y en particular a la pregunta de cuándo es óptimo auditar a un Gobierno para verificar la necesidad de un mayor gasto público. Los procesos de auditoría son costosos y por lo tanto queremos entender cuál es la mejor forma de usarlos selectivamente, y de forma que faciliten resolver el conflicto entre proveer flexibilidad y limitar los abusos.

Entrevista de Guillermo Laborda

Dejá tu comentario