19 de julio 2011 - 00:00

Inacción oficial en Tucumán agrava crisis en la salud

José Alperovich
José Alperovich
Tucumán - Sin salida, la salud de los tucumanos pende de un hilo por el conflicto laboral que mantienen los médicos y profesionales de sanidad con el Gobierno de José Alperovich. Cerca de convertirse en un problema crónico para la provincia, las señales de diálogo brillan por su ausencia y, en medio de una puja interminable, los Autoconvocados de la Salud decidieron endurecer sus medidas de fuerza, una vez más.

Semana a semana, los trabajadores nucleados en el movimiento estudian cómo variar las modalidades de protesta a fin de lograr que sus reclamos sean reconocidos.

«Atención cero»

Según anticiparon, pretenden avanzar hasta lograr «atención cero»: en las asambleas que se desarrollaron, en la mayoría de las instituciones de la ciudad capital de Tucumán, se trató el posible cierre de guardias, aunque todavía no se acordó una determinación.

Otra de las medidas que se analizan es salir todas las mañanas a cortar la calle de acceso de los nosocomios. La modalidad que se elija para endurecer la contienda no va a reemplazar las medidas ya tomadas, sino que fueron planteadas para sumar a una serie de medidas que concretan los galenos, basadas en el quite de colaboración, restricción de guardias y unidades intermedias y coronarias, cierre de las puertas de los nosocomios, y paro informático que impide la carga de datos estadísticos que requiere el Siprosa.

Los médicos reclaman el reconocimiento de mejores condiciones salariales y laborales, mientras desde el Ejecutivo local mantienen una fuerte postura de no acceder a otorgar tales requerimientos, amparado en la clausura de todo tipo de paritarias hasta el próximo año, más allá del costo político y social que pueda pagar por ello.

Dejá tu comentario