Indigna a israelíes y a palestinos “buena onda” publicitaria sobre el muro

Edición Impresa

Ramalá - «El anuncio de esa empresa israelí es una broma de mal gusto y un insulto a los que sufrimos diariamente por culpa del muro», critica el palestino Hussein, en Ramalá, donde se puede captar de una u otra forma la televisión israelí. Sólo así -y también gracias a un medio tan poderoso como YouTube- pudieron ver el anuncio de publicidad de la compañía de telefonía móvil Cellcom.

El equipo creativo israelí de la agencia McCann Eriksson recrea a una patrulla militar en un tramo del muro que Israel empezó a construir en plena Intifada (2002). De repente, un objeto lanzado desde el lado palestino impacta en su jeep. Tensión y nervios hasta darse cuenta de que se trata simplemente de una pelota de fútbol. Un soldado la devuelve y regresan al jeep. En pocos segundos, vuelve el balón al lado israelí y los jóvenes soldados se miran y exclaman que es hora de jugar. Música. Dejan las armas y se quitan los cascos. «¡Llegaron, hay partido!», informa un soldado en su línea interna. Arriban más refuerzos que exhiben gran dominio de la pelota convertida en el nexo comunicativo con los palestinos del otro lado, invisibles en el clip.

El anuncio termina con las palabras del locutor: «¿Qué es a fin de cuentas lo que todos queremos? Que haya un poco de diversión. Algo nuevo, Cellcom Media, un mundo completo de juegos, música vídeo e internet. Entren, será fabuloso».

Varios abogados palestinos enviaron cartas de protesta a la compañía por «la falta de sensibilidad».

El diputado árabe en el Parlamento israelí, Ahmed Tibi, exigió la retirada del anuncio afirmando que «el muro separa familias e impide en muchos casos que niños puedan llegar fácilmente como antes a sus colegios. No es tan amistoso como parece allí».

Cellcom se defiende sin tirar la pelota afuera: «No hacemos política. Somos una empresa de comunicación que se ocupa de comunicar a la gente. El objetivo de esta campaña era transmitir el mensaje que cuando los seres humanos quieren comunicarse, lo pueden hacer en cualquier situación y sin importar la religión, sexo o raza».

Un grupo en Facebook también exigió a la compañía que retire el «nauseabundo anuncio». El defensor del espectador -dependiente del organismo que regula la televisión israelí- recibió mensajes de todo tipo. Desde israelíes que denuncian que «el anuncio se ríe de la triste situación de los palestinos bajo el muro» hasta aquellos que se quejan de que «no se puede jugar al fútbol con terroristas y ridiculizar un medio que ha salvado la vida a muchos civiles israelíes».

Incluso el secretario del grupo pacifista Paz Ahora, Yaariv Openheimer, intervino en el debate mostrando su comprensión por el anuncio.

Dejá tu comentario