Intendentes: la otra pelea por la coparticipación

Edición Impresa

La instalada batalla de los gobernadores en pos de arrancarle una mayor tajada de coparticipación a la Casa Rosada fogoneó una puja intestina en las provincias, ya que los intendentes redoblaron en las últimas semanas su reclamo a los mandatarios para que se vean también engrosadas las transferencias por ese concepto a las arcas locales.

A diferencia de los caciques provinciales -varios de los cuales ya lograron domar, aunque dificultosamente, los planteos salariales-, los jefes comunales todavía transitan masivamente por la senda de las negociaciones con los gremios. El escenario es delicado: ante la asfixia de las cuentas y el impacto de la inflación en las exigencias gremiales y en los gastos, ya estallaron huelgas, por caso, en los territorios bonaerense y santafesino.

Se explica entonces la avidez con la que los intendentes miran los planteos que le elevan por estas horas los mandatarios a Cristina de Kirchner, en el marco de las cumbres que arrancaron hace dos semanas en la residencia de Olivos (encuentros que tienen por objeto intentar evitar la estocada de dirigentes críticos para ampliar la coparticipación de lo recaudado en concepto del impuesto al cheque).

Esperan en los municipios que los reclamos de las provincias lleguen a buen puerto, ya que un aumento de las remesas coparticipables a los Estados subnacionales derivará automáticamente en una transferencia mayor a las comunas.

No obstante, los líderes locales pretenden asegurarse, además, un incremento en el porcentaje fijo del reparto fronteras adentro de cada provincia.

Aumento

Casi como en un mensaje hacia Balcarce 50, semanas atrás el radical Ricardo Colombi oficializó la suba del índice de coparticipación a las 68 comunas locales -que pasó del 15% al 16%- y anunció que planea llevar ese porcentaje al 19% en 2013.

En otros distritos, en cambio, una concesión similar aparece hoy por hoy lejana.

Veamos algunas postales que ilustran «la otra discusión» sobre la coparticipación:

  • En Entre Ríos, el intendente de Paraná, José Carlos Halle, adelantó que alentará el debate en torno a una nueva ley de coparticipación municipal, a partir del hecho de que en la capital reside el 30 por ciento de la población, pero sólo recibe un 16% de la masa coparticipable.

  • En Chaco, en tanto, el Gobierno del justicialista Jorge Capitanich estudia -ante planteos de intendentes- alternativas para reformular de manera «más equitativa» la distribución dentro del territorio provincial de los recursos que envía Nación desde el Fondo Federal Solidario, que coparticipa un 30% de lo percibido por las retenciones a las exportaciones de la soja.

    «El Ejecutivo provincial recibió la inquietud de los intendentes y se explorarán alternativas a la actual distribución del fondo sojero», explicó el ministro de Gobierno, Juan Manuel Pedrini

  • En la provincia de Buenos Aires, por su parte, en los últimos días, un nuevo proyecto de ley reseñó la pretensión de jefes comunales de arrebatarle al justicialista Daniel Scioli una porción más grande de la torta de coparticipación bonaerense.

    Esta vez fue el turno del legislador marplatense del socialismo Carlos Nivio, quien pidió que se incrementen en un 20% los recursos que la provincia envía a las comunas bajo ese rubro (hoy la tajada es del 16,14% de lo percibido en impuestos provinciales).

    «La situación financiera de las municipalidades es cada vez más difícil, ya que no sólo no se les ha incrementado el porcentaje de la coparticipación, sino que ésta se ha reducido en términos reales», argumentó Nivio.

    En este marco, un lote de jefes comunales del peronismo ensayó en las últimas horas una nueva variante para fogonear una mayor lluvia de recursos: intentarán arrancarle a Néstor Kirchner concesiones de asistencia financiera de distinto tenor, y hasta incluso pretenden cobrar parte del Impuesto al Valor Agregado y quedarse con una tajada.

  • No son, en rigor, casos aislados. Instantáneas similares en materia de coparticipación se potenciaron en los últimos días; por caso, en Neuquén (con planteos de intendentes opositores al gobernador del Movimiento Popular Neuquino, Jorge Sapag) y en Córdoba (con inminentes reclamos de jefes comunales radicales al peronista Juan Schiaretti).
  • Dejá tu comentario