Intérpretes de la diputada no logran llevar alivio al Gobierno

Edición Impresa

Después de acusar a Cambiemos, oficialismo y oposición piden más explicaciones. Aliados de la candidata aclaran que Macri está a salvo.

Cuando al menos tenía un distrito resuelto en lo electoral, la Capital Federal, el Gobierno se sacudió con nuevas acusaciones de su candidata, Elisa Carrió, que temen se convierta en una bomba de tiempo que se acelere durante la campaña.

La candidata reavivó sus acusaciones contra Julio De Vido, pero hizo una voltereta contra su propio Gobierno, al considerar que la falsa denuncia judicial en su contra (ver nota pág. 10) provenía de organismos del Estado como la AFI. En su entorno aseguran que apunta a la segunda en el organismo, o sea al mismo Gobierno del cual es aliada y ahora candidata a diputada nacional.

Pero algunos salieron a interpretar sus dichos, mientras otros a retrucar. De su lado, la legisladora Paula Olivetto explicó que Carrió exceptúa a Mauricio Macri del conjunto de sus acusados. Olivetto dijo que De Vido cuenta con "protección política, jurídica y de empresarios", pero aclaró que no del Presidente y que cuando dice que "todos, sin exclusiones, quieren proteger" al exfuncionario, Carrió "no lo pone al presidente Macri en el 'todos', pero sí gobernadores de Cambiemos e intendentes de Cambiemos que tuvieron vínculo con De Vido".

Entonces Stolbizer consideró que Carrió "debería presentarse ante un fiscal y decir las cosas que sabe, porque si no afecta la credibilidad de la Justicia y el Gobierno" y aclaró que "nadie puede sospechar que yo defiendo al Gobierno, pero no tengo ningún elemento para decir lo que dice Carrió". Es que "Lilita" no dio lugar a dudas cuando, confió: "Tengo un profundo cansancio moral, me cuesta creer en alguien. Nunca creí que me podría pasar esto en un Gobierno de Cambiemos".

Del Gobierno, ayer salieron Gabriela Michetti y el ministro Germán Garavano en distinta sintonía. La vicepresidente le explicó que "en todas las obras que se anunciaban y no se hacían tenía algo que ver el ministro de Planificación. Que se haga cargo de esto. Si "Lilita" siente eso, es grave y lo tiene que poner sobre la mesa para discutirlo", afirmó Michetti.

El ministro de Justicia, en cambio, coincidió con la diputada de la Coalición Cívica.

"Creo que en esto voy a compartir con Lilita; hay muchos sectores que quedaron involucrados en estas maniobras, que es algo bastante transversal a varios sectores de la clase política, y esto genera impedimentos", señaló Garavano sobre De Vido y aclaró que "el Presidente nos ha dado la orden de avanzar hasta las últimas consecuencias, sin que haya ningún miramiento (por el caso Odebrecht). Y que esto se aclare lo más pronto posible y esté toda la información disponible".

Como sea, la candidata del macrismo en la Ciudad de Buenos Aires no para de darle sorpresas al Gobierno. Si bien formuló acusaciones similares en otras oportunidades, la previa de la campaña electoral no pareciera la mejor estrategia para el distrito donde el PRO viene ganando las elecciones desde 2007.

Dejá tu comentario