"Irán no está lejos de alcanzar los medios para que Israel desaparezca"

Edición Impresa

Entrevista al ministro israelí Yossi Peled. Alera por terrorismo en la región

«El mundo parece haber llegado demasiado tarde a la conclusión de que la amenaza de Irán es global, y no sólo contra Israel. El mundo no entendió o no quiso entender esto. A mí me importa mi país, pero estamos haciendo esfuerzos para que el mundo detenga esta amenaza, y no sólo Israel». Ataviado con una indumentaria infrecuente para miembros del Gobierno israelí (traje y corbata), Yossi Peled conversa con este diario en el hotel donde se alojó durante su visita de cuatro días a Buenos Aires. Peled, una leyenda del Ejército de su país, a sus 70 años es «ministro sin cartera» del gabinete de Benjamín Netanyahu. Este sobreviviente de la Shoá y miembro del partido Likud fue clave en la negociación para canjear al soldado Guilad Shalit por un centenar de terroristas palestinos. El ministro exhibe a lo largo de la entrevista el humor ácido que caracteriza a los israelíes de su generación. Cuando el periodista le pregunta por la situación en Egipto, repregunta si tiene todo el día para escuchar la explicación; el periodista entra en el juego y le responde «Sólo hasta que empieza el shabat» (el encuentro fue el viernes al mediodía); Peled dice: «¿Usted es judío? ¿Sí? Y bueno, nadie es perfecto...». A continuación, los dichos más importantes de Peled en esa conversación que terminó mucho antes del shabat:

c Irán es un peligro para todos, pero los países del mundo libre prefieren mirar los intereses del día a día que el futuro. Se guían por esa canción de Frank Sinatra que dice «Tomorrow never comes» (el mañana nunca llega). Pero no es así, nadie puede parar el reloj.

c Así, Gran Bretaña entendió tarde que tenía que expulsar a todos los representantes diplomáticos de Irán. ¿De repente entendieron qué clase de amenaza eran?

c Si Irán se convierte en un país militar nuclear, el concepto de las «superpotencias» se acaba: todos serán superpotencias.

c Cuando Mahmud Ahmadineyad dice: «Israel debe desaparecer», le creo cada palabra. No está lejos de alcanzar los medios para llevar a cabo su amenaza. Nuestro pueblo pasó dos mil años en la diáspora, diciendo cada año: «El año que viene en Jerusalén»; la historia nos dio la chance de poder llevar a la realidad ese sueño; no tenemos los dirigentes actuales el derecho de perder esta oportunidad de conservar nuestro Estado judío, porque no tendremos otra. No tendremos otra...

c Sabemos que la relación de Irán con la Argentina es importante. Tratamos de explicar y convencer a los argentinos del peligro que implica la expansión del islamismo terrorista en América Latina y en la Argentina en particular. Creemos que su Gobierno no tiene -por lo que pasó en Buenos Aires, dos veces- el privilegio de cerrar los ojos a lo que es el terrorismo. De vuelta cito a Sinatra: cuando el mañana llegue será tarde... De todos modos, creemos que la Argentina es un país seguro para los judíos, pero -de nuevo- eso puede cambiar de un día al otro: mire lo que le pasó a la comunidad judía iraní...

c Todavía es demasiado pronto para sacar conclusiones respecto de lo que sucedió en las elecciones de Egipto. En Medio Oriente las cosas cambian de la noche a la mañana. ¿Quién podía prever que Hosni Mubarak terminaría como terminó? No está claro qué dirección tomarán los movimientos surgidos en Túnez, Libia, Egipto, Siria. Lo cierto es que lo sucedido en Egipto cambió el equilibrio. En Occidente votamos a la mañana y a la medianoche se sabe quién ganó. En Egipto habrá que esperar seis meses para saberlo. Mire lo que pasó en ese país en seis meses: cualquier especulación sobre su futuro es poco seria. Lo que tiene claro el Gobierno israelí es que no puede ni debe involucrarse en lo que pasa en Egipto: es un problema interno.

c Neyanyahu pidió «dos países para dos naciones que coexistan». Hamas rechaza nuestro derecho a existir; ¿para qué sentarnos a negociar con quienes apuntan a nuestra desaparición? Nada con ellos. Y si Abu Mazen (Mahmud Abás) se les acerca, eso no impulsará la paz: será un obstáculo.

c ¿Qué piensa «la calle» israelí de todos estos temas? (Risas.) Es un país con muchas, muchas opiniones. «Lets forget about tomorrow» (risas). Se disfruta el día a día, pero el Gobierno no puede hacerlo: tenemos una responsabilidad de cara al futuro.

Dejá tu comentario