Irán ya provoca a EE.UU.

Edición Impresa

  Washington - Los cargos de "espionaje y colaboración con gobiernos hostiles" contra el corresponsal de The Washington Post en Irán, Jason Rezaian, son "absurdos", dijeron ayer autoridades del diario y del Gobierno de EE.UU. luego de que la Justicia iraní lo acusara formalmente.

La abogada de Rezaian, Leila Ashan, anunció ayer que su cliente -detenido desde hace nueve meses- sería juzgado por "espionaje" y "colaboración con gobiernos hostiles", al tiempo que aseguró que estas acusaciones no se basaban en "pruebas establecidas". El Tribunal Revolucionario que se encarga del caso no divulgó aún oficialmente los cargos.

El vocero de la Casa Blanca, Josh Earnest, dijo que no tenía aún confirmación de Irán sobre el caso, pero añadió que "si las informaciones son exactas, las acusaciones son absurdas y deberían ser inmediatamente retiradas".

En tanto, el jefe de redacción de The Washington Post, Martin Baron, calificó de "absurdas y viles" las acusaciones contra el corresponsal del diario en Teherán. "Los cargos muy serios que Irán dio a conocer contra Jason no podrían ser más absurdos", dijo.

Rezaian fue detenido el 22 de julio de 2014 en su domicilio de Teherán junto a su esposa, Yeganeh Salehi, quien luego fue liberada. También está acusado de recabar informaciones confidenciales y de propaganda contra Irán.

Agencias AFP, EFE, ANSA,

DPA y Reuters

Dejá tu comentario